El PSOE denuncia el “abandono” de los vecinos de Santa Isabel por las "largas" frecuencias del bus

Ranera ha calificado las políticas de movilidad como "desastre" y "abandonada".
bus
photo_camera Los vecinos de Santa Isabel piden que se los tome "en serio".

Los vecinos de Santa Isabel están hartos porque se sienten abandonados por el Ayuntamiento de Zaragoza”, así lo ha manifestado la portavoz del PSOE, Lola Ranera, quien ha acudido al barrio para denunciar las “largas” frecuencias de los dos autobuses que llegan a Santa Isabel. Unos tiempos de espera que llegan a superar la media hora en fin de semana, expresa la portavoz socialista.

“A los vecinos del barrio lo que les preocupa es poder ir al trabajo, a la universidad o al hospital en autobús y no lo pueden hacer en estos momentos porque cada vez la frecuencia es mayor”, afirma Ranera. Una situación que provoca el malestar de los vecinos y la desconfianza de estos hacia el autobús público, tendiendo cada vez más a “meter coches” en las calles. La portavoz del PSOE ha añadido, además, que uno de los problemas radica en que cuando crearon la línea 60 quitaron tres buses de la línea 32, con la promesa de que cuando estuviera en marcha la nueva línea se volverían a incorporar.

Ranera ha aprovechado para definir como “desastre” y “abandonada” la política de movilidad del Ayuntamiento desde hace cinco años, en la que “no hay reordenación de los autobuses, ni las bicis y patinetes”. Además, ha calificado la política de la alcaldesa Natalia Chueca como “de espectáculo”.

LOS VECINOS PIDEN UN TRANSPORTE PÚBLICO “DIGNO”

El pasado sábado, de manera espontánea, alrededor de 200 vecinos del barrio de Santa Isabel se concentraron en las calles del barrio, a través de una publicación en redes sociales, para exigir la mejora de los tiempos de espera de las líneas 32 y 60. El secretario de la asociación de vecinos Gaspar Torrente, Luis Salvador, ha exigido que “se tomen Santa Isabel en serio” y ha pedido que “como el resto de la ciudad creemos que tenemos derecho a un transporte público digno”.

Asimismo, Salvador ha explicado que llevan 20 años reclamando el cumplimiento de las frecuencias: “No es normal que vengan dos o tres buses seguidos, que te pegues esperando 12 minutos entre semana al autobús o que desaparezca la información del tiempo en la marquesina”. Por otra parte, los vecinos llevan esperando desde mayo del año pasado la ampliación de la línea 60, al igual que sucedió con la 21 y la 23 en otros barrios.