Las pinturas del abrigo rupestre del Plano del Pulido de Caspe lucen en todo su esplendor

El abrigo de arte rupestre del Plano del Pulido de Caspe luce de nuevo sus pinturas. Se ha acondicionado el entorno del abrigo para mejorar la accesibilidad y recuperar sus pinturas levantinas. Las obras se podrán visitar de 10.00 a 12.00 horas el 2 y 3 de noviembre en unas jornadas de puertas abiertas.

Zaragoza.- El abrigo de arte rupestre del Plano del Pulido de Caspe luce de nuevo gracias a los trabajos que se han llevado a cabo en el entorno del abrigo. Una actuación que ha servido pare mejorar la accesibilidad y recuperar sus pinturas levantinas. El proyecto, que ha contado con la financiación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la colaboración de la Comarca de del Bajo Aragón-Caspe y la dirección general del Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, ha supuesto una inversión de 30.880 euros.

La actuación ha consistido en la instalación de un nuevo cerramiento acorde a la zona que permite un mejor acceso a la zona mediante una estructura formada por escaleras y plataforma. Asimismo se han acometido trabajos para recuperar las pinturas de arte levantino localizadas en el abrigo y se ha consolidado y acondicionado el soporte de estas.

Por otro lado, se ha procedido al sellado de grietas y fisuras y a la limpieza del entono. La actuación se ha completado con el acondicionamiento de la señalización y la edición de un folleto explicativo sobre el abrigo, sus pinturas y el contexto cronológico y cultural del yacimiento.

Los resultados de los trabajos se ha dado a conocer hoy mediante una conferencia a cargo de José Ignacio Royo, técnico arqueólogo de la dirección general de Patrimonio Cultural. Además, el Bajo Aragón-Caspe ha organizado el 2 y 3 de noviembre unas jornadas de puertas abiertas que se desarrollarán de 10.00 a 12.00 horas.

El enclave fue descubierto en 1983 y está declarado Patrimonio Mundial y Bien de Interés Cultural. Su antigüedad relacionada con un asentamiento prehistórico al pie del abrigo, sería superior a los 7.000 años.