Un operario muere en Delicias por un escape de gas

Un trabajador de una compañía de gas ha fallecido este miércoles después de caer a una arqueta en el subsuelo de la calle Santa Orosia y que se haya roto una de las válvulas. Los servicios de emergencia han llegado cuando el hombre, de entre 40 y 45 años, había muerto. El rescate del cuerpo ha sido de gran complejidad.

Zaragoza.- Un operario de Sercomsa, de entre 40 y 45 años, ha fallecido este miércoles como consecuencia de una fuga de gas en la calle Santa Orosia, en el barrio zaragozano de Delicias. Además, otro trabajador ha tenido que ser trasladado a un centro hospitalario para ser atendido por intoxicación. Éste ya se encuentra en planta y permanece estable. Actualmente se encuentra en observación en la MAZ.

El fallecido estaba realizando tareas de mantenimiento sobre las 11.15 horas en dicha vía cuando se ha resbalado y ha caído en una arqueta en el subsuelo, según fuentes de la Policía Nacional. En ese momento se ha roto la conducción y se ha oído una explosión. Sus compañeros y varias personas han intentado rescatarlo, pero ha sido imposible.

"Primero ha habido un escape de gas, muy suave, y, de repente, ha sido muy fuerte. Había un operario trabajando abajo y otro arriba, que ha dicho `por favor, ayuda, ayuda´. Hemos ido corriendo tres personas, le hemos agarrado de la mano para sacarlo, pero del escape del gas, que era fuerte, se ha quedado sin conocimiento, se nos ha escapado y se nos ha ido abajo", ha relatado un vecino.

Otro testigo, que se encontraba a pocos metros del lugar del suceso, ha escuchado primero una explosión y un ruido fuerte del escape del gas y "ya después los gritos del compañero que decía `ayuda, ayuda´. Entonces han salido tres chavales jóvenes corriendo, han intentado sacarle pero con el olor del gas se han tenido que retirar".

Los Bomberos han llegado cuando el hombre había fallecido y lo único que han podido hacer ha sido sacar el cuerpo. La operación, que ha durado más de dos horas, ha sido de especial complejidad por la profundidad y estrechez del hueco en el que ha caído, así como por la gran cantidad de gas que salía por la conducción afectada.

En colaboración con la compañía de gas se ha cortado el suministro y la Policía ha avisado a los vecinos de que cerraran puertas y ventanas y permanecieran en sus casas. El riesgo de una explosión ha estado presente durante toda la operación, por lo que los Bomberos han necesitado extender sus mangueras, aunque finalmente no ha sido necesario.

El fuerte ruido y el intenso olor a gas ha despertado la alarma entre los vecinos de la calle Santa Orosia y la adyacente Iriarte Reinoso que han estado cortadas durante un par de horas.