Marian Orós: "El reto es que Zaragoza se acerque al 100% de accesibilidad en tres años"

Tras una larga trayectoria en las Cortes de Aragón, la popular Marian Orós ha dado un cambio radical a su vida política, convirtiéndose en consejera de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza

La reforma del albergue municipal es uno de los grandes hitos con los que se encontró Marian Orós al ponerse al frente del área de Políticas Sociales tras su llegada al Ayuntamiento de Zaragoza año pasado. Tras una larga trayectoria en las Cortes de Aragón, la popular ha dado un cambio radical a su vida política. Desde entonces, en los últimos meses, se ha propuesto conocer a todas y cada de las entidades sociales de la ciudad. Desde la Casa Amparo a la Casa de Culturas y otros tantos servicios especializados, Orós considera que su área es una de las más importantes porque contribuye a mejorar la calidad de vida de los zaragozanos.

PREGUNTA.- ¿Qué retos le está suponiendo el área que dirige?
RESPUESTA.- La verdad es que yo me marqué cuatro líneas estratégicas que yo creo que son fundamentales. La primera era la vulnerabilidad y todo lo que tiene que ver con las familias vulnerables, las personas sin hogar y en riesgo de exclusión. En segundo lugar, familias e infancia. Y estoy muy contenta porque hace unos días se aprobó por unanimidad el segundo Plan de Infancia y Adolescencia de la ciudad. En tercer lugar, las personas mayores. Hemos sacado adelante la nueva teleasistencia, la comida a domicilio y ahora estamos trabajando en el servicio de ayuda a domicilio. Y, por último lugar, la accesibilidad. En este caso el reto es que, además de lo que se hace en cada área durante todo el año, tengamos una estrategia y un marco para todas ellas y que cada una tenga su plan sectorial tanto de actuación como de ejecución de proyectos. La idea es que estos planes cuenten con Cermi y las entidades de la discapacidad.

Marian-Oros
Marian Orós es la consejera de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza | Foto: Andrés García

P.- La ciudad recibió recientemente el Premio Nacional de Discapacidad Reina Letizia. Sin embargo, desde algunas asociaciones consideran que hay aspectos, más allá de lo físico, en los que hay que seguir trabajando. ¿Dónde se está poniendo el foco en esas mesas de trabajo en torno a la Ordenanza de Accesibilidad?
R.- La accesibilidad tiene que ser universal y para todo tipo de discapacidad. La ordenanza tiene dos cosas importantes. La primera es que es norma y, por tanto, todas las áreas del Ayuntamiento de Zaragoza la tienen que cumplir. Se exige que se cumpla con la accesibilidad física, cognitiva y sensorial. Por ejemplo, Navilens, que es para las personas ciegas, está ya implantado en autobuses y en el tranvía. Con “Entre luces” en el Museo Pablo Gargallo cualquier persona con discapacidad visual puede tocar las obras. También tenemos en lectura fácil la ordenanza y estamos trabajando para que cualquier persona con discapacidad intelectual pueda rellenar su instancia para el padrón o el impuesto de aguas, entre otros. Hemos avanzado muchísimo y el 80% de las calles de Zaragoza son accesibles. Yo he querido poner el acento, en mi caso, para impulsar sobre todo la cognitiva; es decir, la discapacidad intelectual y la sensorial. Zaragoza participó en un piloto del Ministerio de Igualdad de Oportunidades con la ONCE. Después de Madrid, somos la segunda ciudad más accesible en estos momentos, en torno al 62%. El reto en los próximos tres años es acercarnos al 100%.

La accesibilidad tiene que ser universal y para todo tipo de discapacidad

P.- Sobre su área recae en estos momentos una de las grandes reformas previstas en la ciudad: el albergue municipal. ¿Qué va a suponer?
R.- Va a suponer la dignificación necesaria para que las personas excluidas tengan un espacio digno, accesible y que además tenga espacios para poder desarrollar el programa Plan Primera Oportunidad. Esto significa que toda persona que entra en el albergue, junto a los trabajadores sociales, se dé cuenta de que quiere salir de esa situación de exclusión. En primer lugar, a través de la salud, desde la higiene hasta todo lo que tenga que ver con problemas de salud mental y adicciones. En segundo lugar, en los talleres que tenemos de inclusión sociolaboral. El año pasado 40 personas encontraron empleo. Y, en tercer lugar, ayudarles en esa independencia y en esa autonomía a través de la vivienda. Además, tendremos ya por fin los espacios para el frío y el calor, no prefabricados, sino de obra. También para talleres. Al final estamos hablando de una inversión de 4,3 millones de euros para un espacio que posiblemente para algunos no tenga relumbrón, pero era muy necesario.

P.- ¿Va a llegar ese segundo Plan de Primera Oportunidad?
R.- Va a llegar. Lo que pasa es que lo primero y más importante era hacer balance del primero. Ahora estamos terminando esa evaluación para presentarla en el Consejo del Sinhogarismo con todas las entidades que trabajan en la materia. Y estamos empezando a preparar el borrador del segundo. Yo creo que todo esto no tiene que ser solamente del Gobierno o del Partido Popular. Creo que este tipo de planes tienen que ser de ciudad, igual que lo ha sido el Plan de Infancia y Adolescencia. Por eso, este semestre la idea es hacer evaluación, balance y presentar el nuevo.

Marian-Oros-2
Para Orós la accesibilidad tiene que ser universal y para todo tipo de discapacidad

P.- La izquierda se ha criticado duramente los convenios con entidades como Casa Cuna Aikaren o Red Madre. Aseguran que es rendirse ante las exigencias de Vox.
R.- La izquierda en ese sentido es un poquito corta de miras. Yo siempre procuro analizar cómo está la situación de Zaragoza, en este caso en materia de familias, teniendo en cuenta que el impulso a la natalidad y la protección de la maternidad son fundamentales por cuestiones objetivas. Somos una ciudad especialmente envejecida y nacen poquitos niños. Viendo todo este escenario me di cuenta de que había una pata que había que potenciar. Y es aquella mujer que se queda embarazada, que quiere ser madre, que es vulnerable y que no tiene una red familiar. Había que trabajar también en ese hueco. ¿Por qué no vamos a ayudar a aquellas entidades que hacen un gran trabajo en esa materia? A mí me gustaría que la izquierda, antes de criticar, fuera también a ver el trabajo que se hace. Allí hay muchas mujeres que son de otra religión, de otra cultura y que están absolutamente acogidas y acompañadas en todo el proceso, desde que se quedan embarazadas hasta los 3 años del pequeño, y que además las ayudan a encontrar un empleo y una vivienda. ¡Qué mal hay! No tiene nada que ver con Vox, tiene que ver con que si uno de los pilares de mi gestión iba a ser el apoyo a las familias, yo voy a apoyar a todas. A las monoparentales, a las numerosas o a las mujeres embarazadas que no tienen red familiar.

P.- Y en materia de igualdad, ¿cómo ve las polémicas que están surgiendo en cuanto a los términos violencia de género y violencia intrafamiliar?
R.- La oposición ha querido confundir y además de una manera torticera. No tiene nada que ver la violencia intrafamiliar con la violencia machista, violencia contra la mujer o violencia de género. Son dos aspectos muy distintos que, además, las leyes contemplan de manera muy diferente. Este ayuntamiento ha decidido que, de manera preferente y decidiendo que cada uno pueda utilizar el que considere, encaja mucho más con lo que es la realidad hablar de violencia contra la mujer o violencia machista. Han querido mezclar intentando vender no sé qué películas con respecto a lo que opinábamos. El Partido Popular no se ha movido jamás del pacto de Estado porque es una lacra impresionante lo que tenemos con la violencia contra las mujeres. Si la izquierda quiere utilizar la de género, me parece fenomenal. Lo que me preocupa es que el año pasado tuvimos los datos más altos de asesinatos de mujeres y que las medidas que plantea el Gobierno de España, se ha demostrado de manera objetiva por los datos, son insuficientes. Hay que tomar nuevas, esto no funciona todo lo bien que debería funcionar. Al final que unos u otros se queden con el término me parece que es sobrevolar. Lo que hay que hacer es intentar al máximo posible que no haya 53 mujeres asesinadas en 2024.

El Partido Popular no se ha movido jamás del pacto de Estado porque es una lacra impresionante lo que tenemos con la violencia contra las mujeres

P.- ¿Y en relación a los mayores? Hay varios Centros de Convivencia pendientes de que el servicio de comedor sea una realidad. ¿Qué acciones se plantean en este aspecto?
R.- Nosotros en campaña electoral planteamos la apertura de tres nuevos centros: Las Fuentes, Delicias-Terminillo y el Luis Buñuel. Las Fuentes ya está, Luis Buñuel estará como muy tarde en el último trimestre del año y el año que viene Terminillo. Por lo tanto, el compromiso con respecto a los comedores de mayores lo vamos a cumplir en año y medio. A partir de ahí, se irán analizando otras necesidades que pueda tener la ciudad. Progresivamente iremos incorporando otros porque consideramos que es un buen servicio no solamente de alimentación, sino sobre todo de socialización de las personas mayores.

P.- ¿Qué aspectos importantes van a tener un gran protagonismo en su área de aquí a final de año?
R.- Además de sacar dos ordenanzas muy importantes como son la del albergue municipal y del servicio de apoyo en el domicilio, en este semestre vamos a implementar varias medidas de accesibilidad cognitiva. Las iremos desgranando. Vamos a lanzar la estrategia de apoyo a las familias. Ahora tenemos ya encima de la mesa Zaragalla, que es un elemento muy importante de conciliación para las familias zaragozanas en periodo estival. Y la verdad es que vamos a empezar a recoger un poco los frutos de todo lo que se ha ido trabajando en el primer semestre del año.