Las calles del entorno de la plaza de San Bruno se transforman en un espacio de prioridad peatonal

En varias calles del entorno de la plaza San Bruno se ha pacificado el tráfico
photo_camera En varias calles del entorno de la plaza San Bruno se ha pacificado el tráfico

Pasear por las calles que rodean la plaza de San Bruno va a ser más sencillo y seguro a partir de ahora. El área de Urbanismo e Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza ha finalizado las obras que han permitido crear plataforma única en las calles Sepulcro, Mundir y Arcediano, eliminando los altos bordillos, ampliando el espacio peatonal y pacificando el tráfico.

Las tres calles han pasado a ser de prioridad para peatones y se ha reducido la velocidad de paso de los vehículos. Todas ellas se han pavimentado con losas de granito gris y bandas transversales de granito negro, siguiendo la tipología de materiales implantada en otros puntos del entorno. Además se ha sustituido el alumbrado y se ha instalado tecnología led, mejorando la iluminación y la eficiencia energética.

La actuación ha supuesto una inversión de 150.000 euros y forma parte de las reformas que viene llevando a cabo el Ayuntamiento de Zaragoza en diferentes puntos del Casco Histórico para mejorar la movilidad peatonal y garantizar un entorno accesible. Con este objetivo se ha actuado también en los entornos de la plaza Sas y de la Magdalena o la calle Predicadores.

La intervención del entorno de San Bruno se ha ejecutado en fases para reducir afecciones y se ha aprovechado para intervenir también en la propia plaza y corregir los hundimientos que sufría una parte del pavimento y la parte más próxima de la calle Sepulcro.