LaLiga y el Ayuntamiento priorizan que el Real Zaragoza juegue en La Romareda pese a las obras

Los trabajos de demolición comenzarán tras el concierto de Bunbury en La Romareda
La-Romareda-LaLiga-Zaragoza-obras
photo_camera Se están valorando alternativas en caso de no poder utilizar el estadio

Una vez concretado el proyecto que Zaragoza quiere para su nuevo estadio de La Romareda y a menos de cuatro meses para que se inicien las demoliciones, el objetivo ahora es encontrar una solución definitiva a qué pasará con los partidos del Real Zaragoza mientras duren las obras. LaLiga se reunirá previsiblemente con el club la próxima semana. Lo que ya se sabe es que la prioridad de la competición es que el equipo siga disputando sus partidos en el estadio o, al menos, en la ciudad.

De hecho, es una prioridad compartida. El Ayuntamiento de Zaragoza y, en concreto, la alcaldesa, Natalia Chueca, ya afirmó que la idea es que los encuentros se jueguen en La Romareda con el mayor aforo posible. Algo que ha vuelto a remarcar el consejero de Urbanismo, Víctor Serrano, asegurando que ese ha sido en todo momento su "Plan A".

"La construcción del nuevo estadio de La Romareda ya contempla un plan de fases en el que los redactores del proyecto buscan el máximo aforo y la máxima comodidad para los aficionados del Real Zaragoza", ha incidido Serrano. En este sentido, tal y como ya ha ocurrido en otras ciudades, "se contempla que se pueda trabajar en el estadio a la vez que se puedan celebrar partidos de fútbol".

OTRAS ALTERNATIVAS

Ante un proyecto de tal envergadura, LaLiga no quiere dejar cabos sueltos. Por ello, ya se ha mostrado proclive a que, en caso de no poder utilizar La Romareda, se busquen alternativas dentro de la propia ciudad para evitar el desplazamiento de la masa social. Serrano, por su parte, ha confirmado que "se está trabajando en otros escenarios" para valorar qué otras alternativas pudiera haber.

Lo que está claro es que, dados los tiempos que marca el calendario, la solución definitiva no podrá llegar antes del verano. "Con las primeras demoliciones el 7 de julio tras el concierto de Enrique Bunbury no va a dar tiempo. Puede haber una alternativa, ya se verá. De ahí a ejecutarla ya lo veremos", ha concluido.