Flores contra la enfermedad medular: Zaragoza Florece se extiende a la terraza del Miguel Servet

Un jardín de flores llena la terraza de la Unidad de Lesionados Medulares para mejorar la recuperación de los pacientes
La terraza de la Unidad de Lesionados Medulares (UMLE) ha sido mejorada, con una notable cantidad de plantas y flores
photo_camera La terraza de la Unidad de Lesionados Medulares (UMLE) ha sido mejorada, con una notable cantidad de plantas y flores

El Festival Zaragoza Florece da un paso más en su integración con la ciudad asociándose al proyecto “Espacios que cuidan”, impulsado por el Hospital Universitario Miguel Servet. Con el patrocinio y colaboración de Flores Aznar, y justo a pocos días de que arranque el Festival, la terraza de la Unidad de Lesionados Medulares (UMLE) ha sido mejorada, con una notable cantidad de plantas y flores, para transformarla en un lugar de estancia agradable para los pacientes y para sus visitantes.

La consejera de Medio Ambiente y Movilidad, Tatiana Gaudes, junto a responsables del Hospital, ha visitado esta mañana esta terraza, que bien podría considerarse como una pieza más del Festival Zaragoza Florece aunque dedicada, especialmente, a quienes se recuperan en la UMLE y al equipo médico y a todo el personal de esta Unidad.

Hay que tener en cuenta que la hospitalización de estos pacientes se suele prolongar una media de más de 46 días. Actualmente hay 93 personas atendidas que reciben habitualmente visitas de familiares y amigos. Esta terraza, decorada, luminosa y colorida, se convierte ahora en un nuevo lugar de encuentro que, sin duda, redundará en la mejora de los procesos de recuperación y en el estado anímico de pacientes y acompañantes.

El espacio disponible es de unos 50 metros cuadrados y también contará con mobiliario o toma de agua que aporta el Hospital, que también se ocupará del cuidado posterior de este pequeño “jardín” recién creado.

Para la consejera de Medio Ambiente y Movilidad, Tatiana Gaudes, “este tipo de iniciativas aporta aún más sentido a todo el proyecto de Zaragoza Florece, que nació como palanca para salir anímicamente de la pandemia del Covid y que ha seguido creciendo con nuevas ideas y aportaciones. La de hoy me resulta especialmente importante y bonita, porque implica llevar algo de alegría y de luz a personas que están hospitalizadas con problemas tan serios como una lesión medular y poder ayudarles a su recuperación”.