La falta de fondos dificulta la celebración del Salón del Cómic

La crisis está poniendo en peligro la celebración del Salón del Cómic a dos semanas de su apertura. Éste es el mensaje que lanzaron este miércoles representantes del Ayuntamiento en la reunión que mantuvieron con los responsables del salón. Fuentes municipales han indicado que se están estudiando otras vías para financiarlo.

Zaragoza.- La continuidad del Salón del Cómic, cuya celebración está prevista en dos semanas, está en peligro por la falta de fondos. Representantes del Ayuntamiento se reunieron este miércoles con los responsables del salón para explicarles la situación económica e intentar buscar otras fórmulas de financiación alternativas.

Fuentes municipales han indicado que la postura del Ayuntamiento planteada es la de cobrar una entrada de cuatro euros o bien buscar financiación externa mediante patrocinadores.

Unas soluciones que no han sido bien acogidas por los miembros de la Asociación Cultural Malavida. Uno de ellos, Carlos Pérez, ha manifestado que llevan años “trabajando gratis o por un precio simbólico”, ya que lo que les anima es la gran acogida que tiene el salón entre el público que el año pasado llegó a congregar a más de 16.000 personas.

A su juicio, la decisión, tomada por el vicealcalde, Fernando Gimeno, y el consejero de Cultura, Jerónimo Blasco, se lleva a cabo en un año en el que los autores de cómic aragoneses están en su mejor momento. “La cantera aragonesa es una de las más destacadas del estado, sin contar además con apoyos económicos de ningún tipo, a diferencia de lo que ocurre en otros municipios y Comunidades”, ha añadido.

El Salón del Cómic es un evento que nació para todo tipo de públicos. Por ello, la Asociación Cultural Malavida ha hecho un llamamiento a los medios y a todas aquellas personas interesadas en que se revoque la decisión, ya que, según ha subrayado Pérez, “si finalmente decidieran apoyar este evento, aún estaríamos a tiempo de levantarlo, la ilusión que durante tantos años nos ha acompañado a los autores, editores y aficionados en general no nos la van a quitar tan fácilmente”.

En el que iba a ser su décimo aniversario, el acto ya contaba con una reducción del 60% en sus presupuestos. Sin embargo, las asociaciones y colectivos estaban dispuestos a seguir adelante.