El Ayuntamiento de Zaragoza, pionero en tramitar una ordenanza de datos abiertos

Ordenanza datos Ayuntamiento de Zaragoza Miguel Ángel García Muro
photo_camera La ordenanza se someterá ahora a un periodo de información pública | Foto: Ayuntamiento de Zaragoza

Anticiparse a los retos de las nuevas tecnologías y la administración electrónica requiere dotarse de herramientas que serán indispensables a corto y medio plazo. Uno de estos recursos es una ordenanza en la que el Ayuntamiento de Zaragoza va a ser pionero. Desde la Federación Española de Municipios y Provincias se puso en marcha la redacción de una normativa marco sobre la gobernanza de los datos que se acaba de aprobar y, en Zaragoza, esta ordenanza ya está adaptada a las características de la ciudad. Esto va a convertir al Ayuntamiento zaragozano en la primera entidad local española que activará este tipo de normativa.

Tanto es así que este viernes, el Gobierno de Zaragoza aprobará el sometimiento a consulta pública de este texto ya acondicionado. La ordenanza regulará el gobierno del dato, es decir, abordar su uso desde todas las perspectivas. El objetivo, que estos datos tengan un alto estándar de calidad y que, quienes tengan los permisos necesarios, puedan acceder fácilmente a ellos.

Este tipo de gobernanza se debe realizar de manera centralizada, aunque en la gestión de los datos, la Oficina de Transparencia del Ayuntamiento de Zaragoza tiene ya experiencia con el catálogo y portal de datos abiertos y, ahora, la ordenanza le asigna nuevas competencias. El texto que ahora se someterá a información pública recoge las corrientes más avanzadas para la gestión de los datos y la garantía de su calidad adaptado a la realidad de una entidad local.

EJES PRINCIPALES

La gestión del dato se apoya principalmente en el Gobierno Abierto dentro de la ordenanza. El segundo eje además de facilitar la eficacia, se refiere a otro de los fines últimos, que es elaborar políticas públicas basadas en la evidencia. Durante la redacción de esta normativa ha servido como referencia la estrategia de la Unión Europea que se refiere a los espacios de datos, entendiendo éstos como un ecosistema para el intercambio de datos con confianza entre actores públicos y privados.

La ordenanza prevé tanto la posible creación de espacios corporativos como comunitarios. Incluso también da cabida al concepto europeo de datos de alto valor, es decir, los que tienen mayor potencial socioecónomico. Otro objetivo fundamental de la ordenanza es la garantía de los derechos de las personas, con la máxima de armonizar el derecho a la privacidad y el de libre acceso a la información pública, ponderando la anonimización o la decisión de acceso.

Sobre la información de las personas jurídicas, la ordenanza establece la prioridad del derecho de libre acceso y, por otra parte, estas personas controlan mejor sus datos porque son de su titularidad y eso los equipara a los datos personales de las personas físicas. Además, está regulado el uso de datos de manera automatizada, sea directamente o como herramienta de la inteligencia artificial, al trabajarlos por sí misma.

ORDENANZA TIPO

La FEMP formó un grupo interdisciplinar con un marcado carácter zaragozano e incluso se desarrolló un proceso participativo a través de la plataforma IdeaZaragoza que recibió 29 aportaciones a la ordenanza por parte de expertos de todo el país y socios de la FEMP.

El trabajo estuvo dirigido por dos coordinadores, una de ellas María Jesús Fernández, jefa de la Oficina de Transparencia y Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Zaragoza, además de representantes de la Cátedra de Territorio de la Universidad de Zaragoza, de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad Politécnica de Valencia, juristas de la Universidad de Zaragoza, profesionales del ámbito público local y periodistas expertos en datos abiertos.

Este primer texto marco consta de seis capítulos que regulan las funciones de los responsables del gobierno del dato, los criterios para la gestión de los inventarios de datos y fuentes de información y cómo se comparten los datos, cómo se categorizan, su calidad y su ciclo de vida, además de un régimen sancionador en el que, incluso, se recoge de forma explícita la generación o difusión de noticias falsas.

Precisamente, este proyecto conjunto de colaboración institucional entre la FEMP y el Ayuntamiento de Zaragoza, ha recibido muy recientemente un premio Asedie, unos galardones que han reconocido a nivel internacional este trabajo del consistorio en la categoría “Impulsando el Conocimiento del dato”.