El edificio incendiado del Coso será demolido por riesgo de colapso

Entre hoy y mañana se comenzará con el apuntalamiento del edificio 184 para garantizar una mínima estabilidad que permita a los residentes poder entrar en próximas fechas
bomberos
photo_camera El Ayuntamiento derribará de urgencia el edificio afectado por el incendio

La inspección urbanística realizada por el Ayuntamiento de Zaragoza este lunes ha desvelado que el inmueble afectado por un incendio en el Coso tiene riesgo de ruina inminente por los daños en el forjado y una viga maestra calcinada en su parte trasera que provoca una situación de elevado riesgo de colapso.

De tal modo, Urbanismo ha procedido a activar la ejecución subsidiaria en aras de la seguridad. Esto va a suponer que entre hoy y mañana se comenzará con el apuntalamiento del edificio 184 de Zaragoza para garantizar una mínima estabilidad que permita a los residentes poder entrar en próximas fechas, bajo control de Bomberos y Policía Local, al interior con el objetivo de retirar los enseres personales que sea posible.

Después de esta actuación, el Consistorio iniciará el derribo por emergencia y de manera subsidiaria, repercutiendo el coste posteriormente sobre la propiedad del inmueble.

¿QUÉ PASARÁ CON LOS VECINOS?

Asimismo, los vecinos de Coso 186 permanecerán desalojados hasta que se garantice la seguridad de su edificio. Esto supone que no podrán regresar hasta que se derribe el 184, ya que comparten medianería y existe riesgo de que en caso de derrumbe se arrastre parte del edificio contiguo. Por lo tanto, regresarán a su domicilio cuando terminen todas las actuaciones en el inmueble siniestrado.

Los Servicios Sociales Municipales, como en todos los casos similares a este, prestan atención y siguen cada uno de los casos para ofrecer las soluciones habitacionales y sociales que se requieran, tanto a los vecinos del 184, que perderán su domicilio en el que estaban alquilados u okupados, como a los del 186, que tendrán que esperar a que se garantice la seguridad estructural para regresar.