Diversas asociaciones piden que el circo Ringling no actúe en Zaragoza por "maltrato" a sus animales

La coalición Infocircos, compuesta por diversas asociaciones en defensa de los derechos del animal, ha solicitado al Ayuntamiento que anulen la autorización concedida al circo Ringling para ofrecer su exhibición a partir de noviembre. Según explican, este circo está siendo investigado en EEUU por casos de "maltrato" a sus animales.

Zaragoza.- La coalición Infocircos, compuesta por diversas asociaciones en defensa de los derechos del animal, ha solicitado al Ayuntamiento de Zaragoza que anulen la autorización al circo Ringling concedida para ofrecer su exhibición a partir de noviembre.

La portavoz de Infocircos, Jeniffer Berengueras, ha explicado que el circo está siendo procesado en Estados Unidos por numerosos casos de maltrato a sus animales, "que han llegado hasta la muerte", enfermedades, escapes e incluso ataques a personas. "Desde 1992 han muerto 25 elefantes por falta de cuidados veterinarios y por las poses que les hacen hacer en las actuaciones, que les provocan mucho daño en las articulaciones", ha afirmado.

Según Berengueras, cuatro importantes asociaciones proteccionistas estadounidenses y un ex trabajador denunciaron a la empresa Ringling Bros por violar las leyes de especies amenazadas, concretamente por la crueldad empleada contra varios elefantes asiáticos. La acusación presentó numerosas pruebas de que los paquidermos fueron golpeados con barras de metal punzantes durante su entrenamiento.

Asimismo, estos enormes animales permanecían atados durante la mayor parte del tiempo, impidiéndoles así satisfacer sus necesidades físicas y psicológicas para socializarse con otros seres de su especie.

Ante semejante historial de maltratos e irregularidades, además de en Zaragoza, Infocircos se ha dirigido a las autoridades de Sevilla, Málaga, Valencia y Madrid que, en base a las leyes de protección de los animales, se impida la entrada del show estadounidense.

Según Infocircos, la legislación aragonesa especifica la prohibición de “someter a los animales a trabajos excesivos hasta el punto de que puedan producirles sufrimientos o alteraciones patológicas, así como el uso de instrumentos o aperos que puedan originar daños a los animales”.

La organización ha instado a los tres consistorios a unirse a la iniciativa puesta ya en marcha en varias localidades españolas, sobre todo de Cataluña, para declararse como ciudades "libres de circos con animales". De hecho, "cada vez son más numerosos los países que están prohibiendo o regulando de forma estricta el uso de animales para este tipo de espectáculos, especialmente debido a la creciente sensibilidad de la sociedad hacia este tipo de explotación animal", ha recordado.