El Desguace Santa Ana de Calatayud reduce su producción un 75%

El Desguace Santa Ana de Calatayud es uno de los pocos centros en España donde se realiza el proceso completo de reciclado de un automóvil, pero durante el último año la empresa ha tenido que tomar medidas drásticas para sobrevivir. Se ha eliminado un turno de trabajo y se ha reducido la plantilla, reduciendo la producción un 75%.

Calatayud.- Apenas una decena de empresas en toda España realizan el proceso completo de reciclado de un automóvil. El Desguace Santa Ana de Calatayud es una de ellas. Siempre ha sido un pilar importantísimo para el tejido empresarial bilbilitano y ha llegado a generar cerca de medio centenar de puestos de trabajo, pero la crisis está complicando, cada vez más, su situación, llegando a reducir su producción un 75%.

“A nosotros la crisis nos afecta de dos formas. Tanto en la entrada de coches dados de baja, que son nuestra materia prima, porque la gente procura no cambiárselos; como en la salida del producto que hacemos, porque compraban las piezas para fundirlas y producir, sobre todo, material de construcción y ahora las nuevas infraestructuras están totalmente paradas”, explica el ingeniero técnico industrial del Desguace Santa Ana, José Manuel Sancho.

La labor de esta empresa consiste en dar de baja el vehículo, descontaminarlo (eliminando materiales peligrosos) y fragmentar y separar cada una de sus piezas en función de los materiales. “El 90% de los coches es reutilizado. Nosotros vendemos ese material y otros lo funden para que se pueda utilizar de nuevo, por ejemplo, en vigas o cerralla ”, señala Sancho.

La maquinaria del desguace bilbilitano está preparada para realizar dos turnos al día y procesar alrededor de 50 coches cada hora y 400 al final de cada jornada. “Actualmente, se trabaja solo un turno y cada dos o tres días conseguimos entre 75 y 100 coches”, cuenta el técnico industrial. Este ritmo de producción les ha obligado a reducir su plantilla hasta quedar 18 personas. “Antes el que hacía producción sólo tenía tiempo para hacer producción, como ahora sobra tanto tiempo también puede hacer mantenimiento”, afirma Sancho.

Esta medida, junto a los beneficios que llegan desde el extranjero, les ha permitido mantener abierto el desguace. “Los mercados extranjeros compran y gracias a esto se va aguantando, pero tampoco sabemos hasta cuándo ocurrirá esto”, apunta Sancho. Por ello, han buscado otros sistemas para obtener ingresos. “Vendemos algunas piezas de segunda mano y en ese campo ha habido un aumento en las compras”, añade.

El Desguace Santa Ana de Calatayud es uno de los pocos centros en España donde se realiza el proceso completo de reciclado de un automóvil

Proyectos de futuro

Por el momento, el desguace bilbilitano no se plantea cerrar, aunque lamentan estar “atados de pies y manos, porque si no entra materia prima…”. La dirección no contempla reducir más la plantilla, “porque ya está al mínimo”, y confía en “salir pronto de esta situación económica”. De hecho, incluso ha realizado algunos proyectos (que ahora se encuentran paralizados) para ampliar su proceso productivo. “Cuando pase todo y la empresa lo pueda asumir, nos gustaría mejorar y ampliar el reciclado de materiales para abarcar también plásticos y tapicería”, adelanta el ingeniero técnico. Según calculan, esta renovación tendría un coste de unos seis millones de euros y conllevaría la creación de entre cinco y diez puestos de trabajo.

Por otra parte, el desguace bilbilitano también está realizando un estudio para producir su propia energía mediante un sistema de combustión. “El actual son motores de barco que funcionan con gasoil, lo que supone un coste muy elevado”.

Visita municipal

Precisamente estos proyectos de futuro fueron una de las razones que justificaron la visita que el alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda, realizó ayer al desguace junto al concejal de Industria, Rafael Rincón, y otros representantes del departamento. Tras mostrar a la comitiva municipal todo el proceso productivo e informarle sobre las complicaciones que ha generado la crisis, los responsables de la empresa bilbilitana expusieron sus proyectos de futuro y acordaron trabajar de forma conjunta con la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento para potenciar el reciclaje. Por otra parte, el Departamento de Industria del Consistorio también mantiene una estrecha relación con estos empresarios a través de diferentes reuniones y encuentros.