Los ciclistas de Zaragoza proponen un carril bici en Paseo Pamplona y un “Volveremos” ciclista

Plantean también el fomento de la ciclologística, el préstamo de bicicletas de carga, la bici en el cole, o incentivos a la compra y reparación de bicicletas.
imagen31489-(1)
photo_camera Los grupos ciclistas señalan que el objetivo de lograr una ciudad climáticamente neutra en 2030 pasa por reducir el uso del coche y promover la movilidad activa.

Los grupos ciclistas zaragozanos Bielas Salvajes y Colectivo Pedalea han presentado alegaciones al presupuesto del Ayuntamiento de Zaragoza para 2024, con las que proponen que la promoción de la bici esté presente. Según los grupos, en el proyecto presentado por el gobierno municipal, la bici está prácticamente olvidada, “mientras aparecen millones de euros para mantener y aumentar los privilegios del automóvil”.

La partida más destacada que proponen las entidades ciclistas sería para ejecutar un carril bici en Paseo Pamplona y María Agustín, que es el más demandado en la actualidad, y el último eje radial que queda sin vía ciclista en Zaragoza. También proponen destinar presupuesto al condicionamiento del eje del Parque Pignatelli, muy deteriorado tras las obras de ampliación, y a programas novedosos como el fomento de la ciclologística, préstamo de bicicletas de carga, la bici en el cole, o incentivos a la compra y reparación de bicicletas, en una especie de “Volveremos ciclista”.

Otras partidas incluidas en las alegaciones serían para la pacificación del tráfico en los barrios, la extensión de la red Bizia de aparcamientos seguros, y el estudio del ensanchamiento de carriles bici antiguos, como los de Camino de las Torres o San Juan de la Peña.

En total, ambos colectivos proponen modificar el destino de alrededor de un millón de euros, que en el proyecto actual de presupuestos está destinado a incrementar de forma desmesurada las facilidades y privilegios para el automóvil, o a ideas retrógradas como la eliminación de carriles 30 o incluso carriles bici.

Los grupos ciclistas señalan que el objetivo declarado por el Ayuntamiento de lograr una ciudad climáticamente neutra en 2030 pasan necesariamente por reducir el uso del coche y promover la movilidad activa, algo que no queda reflejado en los presupuestos presentados por el gobierno municipal. En su lugar, en ellos se avanza en el sentido contrario, con más privilegios para los modos más contaminantes y parálisis o pasos atrás para los medios más sostenibles.

Por otro lado, muestran su preocupación por la ausencia de medidas contundentes ante el alarmante deterioro de la seguridad vial. Indican que “con las cifras de atropellos y fallecimientos de los últimos años, es inaudito que se pretenda revertir la pacificación del tráfico, es decir, que los coches corran aún más”.