SUCESOS

Cae una banda de jóvenes por la quema de al menos 65 contenedores en Zaragoza

La Policía Nacional ha detenido a diez jóvenes, perfectamente organizados y de edades comprendidas entre los 16 y los 24 años, que, supuestamente, se dedicaban a la quema de contenedores en Zaragoza. La valoración de los daños causados por los 65 contenedores afectados asciende a 45.864 euros.

Zaragoza.- Diez jóvenes, supuestamente componentes de una banda, han sido detenidos por la quema de contenedores en la madrugada zaragozana. La Policía Nacional les señala como los presuntos autores de la quema de al menos 65 contenedores, cuyos daños ascienden a 45.864 euros.

La investigación comenzó, según fuentes del caso a las que ha tenido acceso ARAGÓN PRESS, a partir de unas imágenes tomadas por las cámaras de seguridad que protegen al Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón. En sus inmediaciones, el día 4 de mayo dos jóvenes incendiaron unos envases que estaban en plena vía pública.

A partir de ahí la Policía Judicial de la Comisaría de Distrito Actur-Rey Fernando han desarrollado durante los últimos días una compleja operación que ha permitido arrestar a todos ellos, de los que nueve tienen edades entre 18 y 24 años y uno es menor, de 16 años. La mayor parte de los detenidos son residentes en el barrio de La Almozara, a quienes se les atribuyen al menos 23 hechos delictivos.

Durante dichos actos vandálicos no sólo se destruyeron los contenedores, sino que las llamas también afectaron a vehículos, fachadas de edificios y de establecimientos comerciales. En algunos casos llegaron a provocar un grave riesgo para la integridad física de los ciudadanos, ya que, según la Policía, el fuego amenazó con extenderse a las viviendas cercanas.

Según los atestados policiales, el último hecho provocado por miembros de este grupo delictivo se produjo durante la madrugada del pasado día 25 de mayo, en el barrio de La Almozara. La madrugada en la que más actos de este tipo se produjeron fue la del 4 de este mes de mayo, cuando, al parecer, de una forma muy estudiada y organizada provocaron el incendio de trece contendores en el mismo barrio. Esa madrugada los incendios se produjeron en varios lugares a la vez y con una determinada cadencia en el tiempo que los delincuentes habían establecido previamente.

Todo lo conseguían, según la Policía, ayudados de las redes sociales con las que advertían al resto de los miembros del grupo sobre la presencia policial en determinados lugares.

Los jóvenes ya han declarado en sede policial y durante este jueves por la tarde pasarán a disposición del Juzgado de Instrucción número 11 de Zaragoza en funciones de guardia. Ante la Policía, según ha podido saber este medio, los arrestados han asegurado ser inocentes y alguno de ellos habría señalado a otros como autores.

El abogado defensor de uno de ellos, Alfredo Herranz, ha señalado que sólo habría pruebas contra dos de ellos, porque son los que fueron grabados por las cámaras, pero que el resto “son inocentes”. “No son ninguna banda organizada, tan sólo un grupo de amigos y puede que todo se haya producido después de que alguno de ellos haya escurrido el bulto”.

Asimismo, este letrado ha afirmado que la Policía le señala la quema de muchos más contenedores de los que en sí tienen pruebas.

Por su parte, el delegado del Gobierno de España en Aragón, Gustavo Alcalde, se ha felicitado por las detenciones y ha insistido en la importancia de la colaboración ciudadana para evitar casos similares. “Nuestras Fuerzas del Orden cumplen día a día, de forma ejemplar, con el cometido que la sociedad demanda, colaborar con ellos es garantía de seguridad”, ha aseverado Alcalde.

El ministro de Interior quiere que estos actos sean considerados por el Código Penal como la
El ministro de Interior quiere que estos actos sean considerados por el Código Penal como la "kale borroka"

Un delito penado con multa

La quema de contenedores se consideraría en el Código Penal con un delito de daños que está inicialmente penado con una multa de seis a 24 meses, atendidas la condición económica de la víctima y la cuantía del daño, si éste excediera de 400 euros. En el caso de que se considerara agravado sí que habría pena de cárcel de entre un año a tres.

Sin embargo, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quiere que este tipo de hechos pasen a considerarse en la reforma del código como la “kale borroka”, por lo que las penas mínimas de cárcel serían de dos años.

El vandalismo es la puerta de entrada a la delincuencia y, por tanto, según el titular de Interior, es "fundamental" una reforma "en profundidad" del ordenamiento jurídico que garantice la protección de la seguridad ciudadana. 


Editorial: Seguridad en detrimento de la intimidad