Azcón se despide como alcalde de Zaragoza entre lágrimas

Azcón llorando en su silla
photo_camera Azcón ha roto a llorar en su discurso

Más allá de los colores políticos, este 14 de junio será recordado por muchos de los concejales que han formado parte de la última corporación municipal del Ayuntamiento de Zaragoza como un día de despedida. Y es que, pese a los desencuentros de los que ha sido testigo el salón de plenos de esta institución durante los últimos cuatro años, los 31 concejales de este mandato 2019-2023 han querido dejar de lado sus diferencias y formar una gran jornada para el recuerdo. Algunos de ellos, entre los que habría que incluir al propio alcalde en funciones, Jorge Azcón, se han despedido entre lágrimas y con la voz entrecortada.

Otros, como ha sido el caso de Patricia Cavero (PP) dejan su asiento tras doce años dedicados a la política y cerca de 40 dentro del propio Ayuntamiento de Zaragoza. Desde la bancada de la izquierda, por su parte, Zaragoza en Común ha puesto en valor su relevo con nuevas incorporaciones, mientras que desde Podemos han participado en el que también será recordado como su último pleno con representación municipal, al menos por ahora.

“Para mí esta es una intervención difícil, no es fácil. Yo ya me despedí del Ayuntamiento de Zaragoza en 2007 y volví. Al final, las despedidas nunca sabes cuando son del todo reales. Gracias y perdón. Me encantaría hacer un extenso relato de los agradecimientos, pero me uno a los que se han hecho en esta sala. Y, por supuesto, disculpas, porque siempre se pueden hacer las cosas mejor. En cualquiera de los casos, ha sido un honor”, ha reconocido Azcón, visiblemente emocionado.

DISCURSOS CARGADOS DE SENTIMIENTO

Sin embargo, además del esperado discurso de Azcón, ha habido otros mensajes de despedida que no han dejado a nadie indiferente. Ha sido, entre otros, el del que también fuera alcalde Pedro Santisteve. Junto a Luisa Broto y Alberto Cuberto, los tres dejan su legado a los nuevos concejales de Zaragoza en Común, Elena Tomás y Suso Domínguez. También el de la portavoz socialista, Lola Ranera, quién deberá mantenerse otros cuatro años en la oposición.

Junto a ellos, Fernando Rivarés y Amparo Bella han hecho un discurso desde la reflexión valorando los últimos resultados electorales y han agradecido en todo momento el apoyo de sus votantes, pese a que no continuarán en el consistorio. Precisamente, Bella ha protagonizado uno de los momentos que más carcajadas han levantado al citar al insigne José Antonio Labordeta dedicando un sonoro “¡A la mierda!” a todos los que o bien no la han querido o la “quemarían en la hoguera por feminista”.

RECUERDOS Y AGRADECIMIENTOS

Desde el que hasta ahora era el equipo de gobierno, la vicealcadesa en funciones, Sara Fernández, no ha dudado en reconocer el enorme trabajo desarrollado por todos los concejales, encabezados en todo momento por el que en repetidas ocasiones han denominado “líder nato”, refiriéndose a Jorge Azcón. A su vez, la concejal de Economía, Carmen Herrarte, no solo ha reconocido el trabajo de todos los presentes, sino de todos los que también lo han hecho posible, sobre todo a quienes ya no están, con una mención especial a Inés Bellido. Mientras, también ha puesto de ejemplo a la futura alcaldesa, Natalia Chueca, como una mujer “valiente y del siglo XXI”.

En definitiva, un último pleno que ha dicho adiós a los concejales Antonio Barrachina, Mª Ángeles Ortiz, Inés Ayala, José Luis García Vinuesa, Patricia Cavero, Carolina Andreu, María Navarro, Carmen Herrarte, Javier Rodrigo, María Antoñanzas, Cristina García, Fernando Rivarés, Amparo Bella, Pedro Santisteve, Luisa Broto, Alberto Cubero y Carmen Rouco. Eso sí, una salida que traerá consigo la formación de la nueva corporación municipal este mismo sábado, 17 de junio.