El Ayuntamiento penalizará a los gestores del parking de Eduardo Ibarra por “incumplimientos"

El Gobierno de Zaragoza iniciará un procedimiento de imposición de penalidades a Aparcamientos IC Zaragoza por los presuntos incumplimientos de las cláusulas que rigen el contrato del parking bajo la plaza de Eduardo Ibarra.
El parking se encuentra bajo la plaza de Eduardo Ibarra
photo_camera El parking se encuentra bajo la plaza de Eduardo Ibarra

El Gobierno de Zaragoza ha aprobado iniciar un procedimiento de imposición de penalidades a Aparcamientos IC Zaragoza por los presuntos incumplimientos de las cláusulas que rigen el contrato de explotación y gestión del parking subterráneo bajo la plaza de Eduardo Ibarra.

En concreto, en noviembre de 2023, tras dos visitas de inspección por parte de la Oficina de Gestión del Espacio Público, se detectó la existencia de pintadas en el acceso por escalera a las distintas plantas, detectadas en visitas de inspección por parte de la Oficina de Gestión del Espacio y, concedido el trámite de audiencia, el concesionario presentó alegaciones informando de que se habían realizado labores de reparación.

Sin embargo, en febrero y marzo los funcionarios municipales comprobaron que “los grafitis en los accesos han ido en aumento y siguen muchos de los anteriormente indicados”, además de informan que “se observan desperfectos por humedad en uno de los accesos”.

Dado que existe “la obligación del concesionario del mantenimiento del aparcamiento en perfecto estado de conservación durante todo el período de la concesión”, así como la “higiene y limpieza de la construcción, los servicios e instalaciones, efectuando las reparaciones que fueran precisas al efecto”, se ha procedido a emprender el expediente sancionador correspondiente.

Con todo ello, el Ayuntamiento otorga un plazo de 10 días a la empresa concesionaria para que facilite “información oficial relativa a los ingresos obtenidos por la explotación del aparcamiento público durante el año natural 2022”, dando que se le propone para una sanción, por infracción leve, que puede oscilar entre el 1 y el 5 por ciento de los ingresos obtenidos por la explotación del aparcamiento durante el año anterior al de la comisión de la infracción.