Ayuntamiento y DGA colaborarán para sellar el antiguo vertedero

El Ayuntamiento de Zaragoza y el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente han alcanzado un principio de acuerdo para estudiar la posibilidad de colaborar en el proceso de sellado del antiguo vertedero de Torrecilla de Valmadrid, en Zaragoza. Para ello, se creará una comisión técnica-jurídica que se constituirá esta semana.

Zaragoza.- El Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Zaragoza han alcanzado un principio de acuerdo para estudiar la posibilidad de colaborar en el proceso de sellado del antiguo vertedero de Torrecilla de Valmadrid.

Para ello, han acordado crear una comisión técnica-jurídica que se constituye esta semana, cuya misión es redactar un protocolo de actuación para encauzar y tratar de resolver el problema del antiguo vertedero.

“Hemos llegado a un principio de acuerdo para empezar a resolver el problema del antiguo vertedero de Torrecilla de Valmadrid, que es un problema medioambientalmente muy importante”, ha manifestado el vicealcalde de Zaragoza, Fernando Gimeno, tras mantener un encuentro con el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón.

Tal y como ha asegurado el consejero, “en materia medioambiental, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de la capital aragonesa no pueden darse la espalda, y hay que resolver los problemas con dialogo, rigor y minuciosidad”.

Por parte del departamento de Medio Ambiente de la DGA, el equipo que elabore el protocolo de actuación estará constituido por el secretario general Técnico, Javier Rincón, la directora de Calidad Ambiental, Pilar Molinero, y la directora del Inaga, Nuria Gayán, además del personal jurídico correspondiente.

“Sin perjuicio de reconocer que la responsabilidad del sellado es del gestor, el Gobierno de Aragón, en sus competencia de Fomento, y el Ayuntamiento, en las suyas propias, van a estudiar la posibilidad de colaborar”, ha incidido el consejero Modesto Lobón, que ha recalcado que será “un estudio complejo, que requiere de unos pronunciamientos técnicos muy minuciosos, y que comenzará a dar sus frutos en el plazo de quince días”.