La desescalada del brote: Tarazona podrá beber agua del grifo “en los próximos días”

Vista de Tarazona
photo_camera La localidad ha sufrido los efectos del brote, sin poder consumir agua del grifo, durante más de mes y medio

Tarazona vive los últimos pasos de su particular desescalada del brote de gastroenteritis causado por el Cryptosporidium. Después de más de mes y medio sin poder consumir agua del grifo, la localidad turiasonsense, Los Fayos, Torrellas y Novallas podrían volver a hacerlo “en los próximos días”, según ha confirmado este lunes la directora general de Salud Pública, Nuria Gayán. No obstante, dentro de la teórica brevedad, ni hay una fecha, ni será en todos los municipios por igual.

Tal como ha recordado la responsable del área, los días 21, 22 y 23 de octubre se aplicó el denominado tratamiento biocida en las tuberías, una forma de eliminar las capas contaminadas de la red de boca. Desde entonces, ha explicado, el siguiente paso consiste en “regularizar el estado del agua”, porque el tratamiento contenía peróxido y es incompatible con el cloro que se aplica al consumo. Por tanto, los últimos análisis no arrojan niveles de potabilidad aptos. “Vamos en una evolución favorable, cuando sea apta podremos hacer desaparecer las restricciones”, ha añadido.

Eso sí, Gayán ha recomendado que las personas vulnerables, ancianos y niños de corta edad sigan bebiendo de otra fuente “hasta tener la solución definitiva”, con las luces ultravioleta a las que ya dio luz verde el Gobierno de Aragón en su anterior Consejo, a través del Instituto Aragonés del Agua. Otra recomendación, una vez restablezcan el agua del grifo, es dejarla correr antes de consumirla

La semana pasada, la vicepresidenta segunda y consejera de Economía, Mar Vaquero, también explicó que no se descarta la otra medida extraordinaria, con una tubería de siete kilómetros para esquivar el tramo conflictivo del río Queiles. En cualquier caso, no se considera una medida de urgencia y seguirá otro tipo de tramitación.