Zaragoza recibirá en abril la visita de la FIFA que comunicará las sedes del Mundial antes de julio

La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, se ha pronunciado al respecto y ha asegurado que la ciudad tiene más oportunidades debido a las dudas manifestadas por ciudades competidoras como Valencia o Gijón para ser sede en el campeonato
Imagen del proyecto de la nueva Romareda
photo_camera Imagen del proyecto de la nueva Romareda
 

Si hace unos días visitaron Zaragoza técnicos de la Real Federación Española de Fútbol, en abril será el turno de la FIFA que llegará a la capital aragonesa con la intención de examinar si cumple las condiciones para ser una de las sedes del Mundial 2030.

Está previsto que la FIFA y la RFEF comuniquen quién pasa la criba antes del 31 de julio. Precisamente, hoy la alcaldesa de Zaragoza Natalia Chueca, se ha pronunciado al respecto y ha asegurado que la ciudad tiene más oportunidades debido a las dudas manifestadas por ciudades competidoras como Valencia o Gijón para ser sede en el campeonato.

Más allá de la capacidad del estadio, que deberá poder albergar al menos a 40.000 personas, los últimos requisitos de la FIFA van desde zonas para fans o planes específicos de seguridad y protección, hasta la exigencia de hacerse cargo del campo durante el periodo que dure la cita mundialista, una serie de exigencias para los entrenamientos previos o, incluso, transporte gratuito para aquellos espectadores que cuenten con entrada al estadio.

"Realmente no hay ninguna cuestión nueva que no se haya contado. Es lo que se pide normalmente para que cualquier ciudad pueda acoger el evento deportivo más importante del mundo", afirma Chueca. Además, recordó la gran oportunidad que supone: "Va a generar un impacto económico en la ciudad que está valorado en torno a los 300.000.000 euros en las cadenas hoteleras, en los comercios, en los restaurantes, en los taxis y, en general, en toda la ciudad".

En este sentido, ha asegurado que desde el Ayuntamiento de Zaragoza harán el esfuerzo para cumplir con estas demandas. "Esto no es negociable. O se admite o no se está. En su día Zaragoza hizo grandísimas inversiones para acoger un evento internacional como el de la Expo 2008 con infraestructuras, cinturones y nuevos hoteles. Cómo no vamos a aprovechar la oportunidad de poner a disposición todo lo que ya se invirtió en su día. Ahora no hay que hacer esas inversiones, hay que rentabilizarlas", concluyó.