Zaragoza pone el ojo en las falsificaciones y lucha por ser una “autenticiudad”

Los entornos de la calle Alfonso, paseo de Independencia y el rastro son los principales puntos de vigilancia de la Policía Local
photo_camera Los entornos de la calle Alfonso, paseo de Independencia y el rastro son los principales puntos de vigilancia de la Policía Local

Fomentar la compra de productos originales frente al negocio ilícito de falsificaciones. Este es el objetivo de la red europea de “autenticiudades” a la que se ha adherido el Ayuntamiento de Zaragoza para acabar con el mercado negro que lastra al pequeño comercio, a pymes y autónomos. Son productos que, por lo general, ponen en riesgo la salud y la seguridad de los consumidores al estar fuera de cualquier certificado de calidad, y que lleva detrás otros delitos como la competencia desleal o incluso la trata de personas.

Así se ha puesto de manifiesto este lunes en una jornada celebrada en el Ayuntamiento de Zaragoza, el único de España junto a Madrid que ya forma parte de esta red europea, y que se celebra en vísperas de una de las épocas de mayor consumo, sobre todo de juguetes. Por ello, el Consistorio quiere llegar a 2.000 comercios de la ciudad en una campaña de comunicación en diversos ámbitos, así como fomentar actividades educativas para reducir el consumo de falsificaciones entre los jóvenes, uno de los grupos de edad con mayor incidencia.

No en vano, tal y como ha puesto de manifiesto María Isabel Martínez, representante de Policía Nacional, uno de cada cinco ciudadanos españoles reconocen haber adquirido “de forma consciente” un producto falsificado, un dato sólo inferior al de Bulgaria y lejos del 13% de media de la Unión Europea, siendo los jóvenes de 15 a 20 años los que más consumen este tipo de productos.

Pero, lejos de la que quizá es la idea general de la ciudadanía, no sólo se consumen productos del sector textil, sino que, en los últimos meses, se ha detenido en Zaragoza a una persona por falsificación de medicamentos, “con todo lo que ello implica” para la salud pública, inciden desde Policía Nacional, o por rodamientos de trenes. Incluso, en una ocasión, tuvieron que intervenir peritos de las propias marcas para detectar las falsedades.

Ante ello, desde Policía Local también van a incidir en la vigilancia y control, sobre todo en los entornos de la calle Alfonso, paseo de la Independencia y el rastro, aunque también lanzan un mensaje a la ciudadanía. “Cada día hay más gente que se para y se pone a comprar. No hay conciencia. Se sigue comprando porque es más barato. Estamos en ello y vamos a seguir insistiendo y actuando para erradicarlo”, ha sostenido el intendente del Cuerpo, Mariano Alcaide.

Porque, en definitiva, toda esta actividad no hace más que “perjudicar al comercio legítimo, promover economía sumergida y poner en riesgo la salud y el medio ambiente”, tal y como ha expuesto la directoria de la Oficina de Patentes y Marcas, Aída Fernández. “La piratería afecta a la identidad de marca, daña la imagen y provoca la quiebra de empresas y la destrucción de empleo”, ha aseverado.