El Mercado Central estrenará un sistema de climatización que mejorará la temperatura de sus instalaciones

Los trabajos comenzarán a finales de este año y durarán cuatro meses
photo_camera Las obras de climatización comenzarán a finales de año

Las obras de climatización del Mercado Central comenzarán a finales de este año. Los trabajos consisten en un acristalamiento con ventanales en la parte superior que ayudarán a controlar la ventilación del recinto y a regular la temperatura para que sea más agradable tanto para los que trabajan allí como para los clientes.

Unas 126 ventanas motorizadas, 63 en cada lado, se abrirán y se cerrarán según las necesidades y ayudarán a combatir los rigores del frío en invierno y del calor en verano. El acristalamiento tendrá un plazo de ejecución de cuatro meses y conectará las ventanas al sistema de medición de CO2 y el sistema antiincendios.

La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, ha destacado que el cerramiento permitirá un mayor confort para todos. “Vamos a poder conseguir que en verano se mantenga una temperatura más estable y que haya menos calor y lo mismo en invierno. Puede que se consiga estabilizar entre siete y ocho grados con este acristalamiento”, ha sostenido. 

La actuación contempla la colocación en el llamado Claristorio (en referencia a la parte superior del Mercado) de un sistema de climatización basado en 126 ventanas motorizadas (63 en cada lado), que se abrirán de forma automática según las necesidades en los 252 metros lineales que van a ocupar. La reforma del Mercado Central tuvo lugar hace ahora cuatro años.

Los detallistas, clientes y turistas que paseen, trabajen y compren en el mercado podrán gozar de un mayor confort en los 6.806 metros cuadrados que tiene este mercado.

mercado2
El acristalamiento tendrá lugar en la planta superior

Además de regular la temperatura, este acristalamiento va a poner fin a la merma de la eficiencia energética por la pérdida de calor que se genera en invierno, especialmente, y provoca un consumo muy elevado de electricidad.

La parte alta del Mercado Central acogerá estos ventanales de vidrio y carpintería de aluminio que se van a colocar por la parte exterior, aunque la ejecución de las obras también necesitara la ocupación interior. Esto se debe a la interferencia de muchos elementos arquitectónicos dentro del mercado que obligan a que los cerramientos se coloquen por fuera. Además, esta decisión también facilitará su limpieza y permitirá mantener las mallas antipalomas y antimosquitos.

Otro de los aspectos técnicos muy destacables de este cerramiento térmico tiene que ver con la seguridad del edificio. El sistema de apertura estará conectado con la centralita de detección de CO2 y la centralita de detección de incendios para que, en caso de producirse llamas o aumento de dióxido de carbono se abran. Los medidores de CO2 controlarán su presencia a una altura aproximada de dos metros.

Los detallistas del Mercado Central consideran la medida una solución positiva tanto para los que trabajan en los puestos como para los clientes. El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza sacará a exposición pública este viernes el proyecto, cuyo coste asciende a más de un millón de euros.