Los mayores de Zaragoza piden medidas contra la soledad no deseada y apoyo al comercio local

Mayores
photo_camera Desde el Gobierno de Aragón están trabajando en una Ley contra la soledad no deseada.

El Ayuntamiento de Zaragoza renovará el Plan de Ciudades Amigables con las Personas Mayores de la mano de quienes forman parte del mismo. Los mayores de la ciudad han analizado la situación actual, sus necesidades y han elaborado un listado de peticiones que serán tenidas en cuenta para el diseño de dicha estrategia. Las propuestas van desde zonas de tertulia al aire libre hasta el apoyo del comercio de proximidad, pasando, entre otras, por medidas para mejorar la detección de la soledad no deseada.

En este proceso han participado 210 personas, distribuyéndose en nueve áreas de diagnóstico para analizar las principales necesidades de las personas mayores de la capital aragonesa. En concreto, han estudiado la situación en espacios al aire libre y edificios; transporte; vivienda; respeto e inclusión social; comunicación e información; empleo y participación; servicios sociales y salud, y soledad no deseada. Junto a los mayores, 38 representantes de entidades públicas también han dado su visión. Todo bajo la metodología establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La consejera de Políticas Sociales, Marian Orós, y la concejal delegada del Mayor, Paloma Espinosa, han presentado dicho plan por parte de los mayores en el Centro de Convivencia de Mayores Universidad, destacando la importancia de este plan que “intenta crear entornos adecuados que favorezcan la calidad de vida de todos los ciudadanos y muy especialmente de los mayores, generando así las condiciones idóneas para transformar los entornos urbanos”.

Los mayores han realizado una lista de 25 actuaciones como son: promover entornos al aire libre como espacios ciudadanos para la convivencia; favorecer el uso de los aparatos de exterior de actividad física para mayores; instalación de baños públicos en zonas verdes y/o concurridas por personas mayores; universalizar el servicio de tele-asistencia para personas mayores, así como mejorar e innovar con servicios que faciliten la permanencia de las personas mayores en sus domicilios.

También la creación de puntos de información y apoyo para personas mayores para tramitación de gestiones administrativas online, solicitud de citas previas, sistemas de la promoción de la autonomía personal, alternativas y ayudas para la vivienda y simplificación del lenguaje administrativo, así como acceso a wifi en los centros públicos; mejorar la detección de casos de soledad no deseada, especialmente de aquellas personas con limitaciones de movilidad, promoviendo coordinación entre entidades públicas y privadas,así como servicios de salud, seguridad y envejecimiento saludable.

Además, aumentar el número de plazas en los comedores de personas mayores y promover la atención presencial en entidades bancarias, ampliando el horario de atención destinado a personas mayores, así como promover la formación en gestiones bancarias de interés para las personas mayores, entre otras.

“Empezamos hoy con estas jornadas la primera fase de participación para elaborar el Plan, para que partiendo de las 25 propuestas de mejora, podáis proponer todo aquello que creáis que puede llevarse a cabo para dar respuesta a las mismas. Que actuaciones, que proyectos, que servicios debemos mejorar, potenciar o implantar para mejorar Zaragoza entre todos”, ha afirmado Espinosa.

En la actualidad está vigente el programa de envejecimiento activo, que se desarrolla en la Red de Centros de Convivencia, en el marco de la Red de Ciudades Amigables con las Personas Mayores, lleva a cabo numerosas actividades destinadas a favorecer la autonomía personal de las personas mayores en el ámbito de la prevención primaria.

Las actividades y servicios incluidas, además de estar orientados a la estimulación de las capacidades cognitivas y/o motoras así como a la mejora de sus habilidades sociales, por su metodología de trabajo grupal, contribuyen a la creación de nuevas relaciones sociales que pueden llegar a convertirse en una vía de apoyo personal, para muchas personas mayores que se ven inmersas en estados de soledad no deseada y duelo que hacen difícil su día a día.

Según el análisis de la ciudad realizado por el proyecto Espon- ACPA (Adapting European Cities to Population Ageing: Policy challenges and Best Practices), en Zaragoza se ha propiciado un cambio sustancial en las políticas de envejecimiento, incorporándose a las políticas sociales pero con identidad propia, con proyectos claramente identificados con las personas mayores y el envejecimiento activo y saludable, desarrollándose de manera conjunta la organización administrativa y la esfera política.

Por otra parte se han desarrollado acciones centradas en el trabajo comunitario; se ha coordinado la administración local con servicios sanitarios, fomentado la participación social de las personas mayores, bajo los principios de inclusión social y no discriminación.

Desde la incorporación de Zaragoza en la Red de Ciudades Amigables se ha transformado la forma de trabajar de los técnicos municipales, se ha reforzado y unificado la metodología de trabajo combinando acciones y proyectos de ámbito ciudad con acciones solo de centro.