Las obras del Pilar provocan recelo entre turistas y preocupan a comerciantes y hosteleros

Turistas asiáticos cerca de una de las torres valladas de la plaza del Pilar
photo_camera Turistas asiáticos cerca de una de las torres valladas de la plaza del Pilar. Foto: Laura Trives

Las previsibles obras y la colocación de andamios en las torres de la Basílica del Pilar no dejan a nadie indiferente. A pie de calle, los comerciantes y hosteleros de la zona reconocen que existe una pequeña preocupación acerca de cómo les afectará y están a la expectativa del tipo de trabajos que se tengan que hacer y la duración de éstas.

Todos coinciden en que si hay que hacer algo, que no se alargue mucho en el tiempo y que se utilicen recursos para que el impacto turístico en la ciudad sea el menor posible. Desde la tienda de productos gourmet La Alacena de Aragón creen que no afectará al negocio, ya que el turismo que visita la ciudad viene por muchas más cosas que por las torres del Pilar.

De igual forma opina Cristina Pemán, propietaria de la cafetería Dídola, quien ha explicado que muchos visitantes vienen de paso y pararán igual en la ciudad, ya que la plaza del Pilar sigue siendo “impresionante” y hay otras maravillas como La Seo, La Aljafería y muchos otros motivos que hacen que la capital del Ebro merezca una visita.

El dueño del restaurante España Siglo XXI se muestra algo más preocupado, ya que Zaragoza se mueve mucho con el turismo eclesiástico y con la Virgen del Pilar por lo que, según sus palabras, existe algo de “incertidumbre”.

Laura, de la tienda de souvenirs El Torico, situada en la calle Don Jaime, asegura que algo se notarán las obras, pero no creen que repercuta mucho en las ventas del local. “Ahora empezamos la temporada. Me imagino que algo bajará, pero no se notará tanto”, afirma.

Turistas se hacen un selfie junto a una torre vallada del Pilar
Turistas se hacen un selfie junto a una torre vallada del Pilar. Foto: Laura Trives

A escasos metros de estos comercios, la plaza del Pilar volvía a ser durante este viernes uno de los puntos más concurridos de la ciudad a lo largo de la mañana. Muchos turistas se extrañaban de que tres torres de la Basílica estuvieran valladas y se alegraban por saber que habían llegado unos días antes de la implantación de andamios, que previsiblemente comenzarán a colocarse este lunes.

La mayoría de visitantes y locales niegan que las obras del Pilar puedan ser un factor decisivo a la hora de visitar Zaragoza, aunque coinciden en que le podría restar algo de atractivo al no poder contemplar con normalidad uno de los mayores íconos de Zaragoza y de la Hispanidad.