El río Ebro cambia de color tras las últimas lluvias

Las lluvias de estos últimos días en Aragón han cambiado la apariencia del río Ebro a su paso por Zaragoza y los distintos municipios que transita.
El río Ebro cambia de color tras las últimas lluvias
photo_camera El color marrón del río Ebro se aprecia desde el Puente de Piedra

Las lluvias de estos últimos días en Aragón han cambiado la apariencia del río Ebro a su paso por Zaragoza y los distintos municipios que transita. Un color marrón sin apenas claridad es la imagen que se puede ver al acercarse por las zonas de la ribera o asomarse a los puentes. El caudal a su paso por la capital este viernes es de 355 metros cúbicos por segundo, alcanzando un nivel de 1,79 según datos del servicio SAIH de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Unas cifras que contrastan con las del mes de mayo, cuando se registraron las más bajas desde hace 110 años. En ese momento, el caudal era de 31 hectómetros cúbicos por segundo, con un nivel que tan solo alcanzaba los 0,69 metros. La imagen que dejó era completamente distinta, con un Ebro repleto de algas estancadas, piedras con musgo, ramas quietas y hasta tuberías sin un ápice de corriente.

Un respiro que han dado las últimas lluvias también al agua de los embalses. Esta última semana el agua almacenada en la cuenca del Ebro era de 4.039 hectómetros cúbicos, lo que representa un 50,7% de la capacidad total. Esto supone un punto y dos décimas más que la semana pasada, con lo que se vuelve a superar la mitad de la capacidad de los embalses un mes después de caer de esta barrera.

Sin embargo, desde la CHE se muestran cautos, ya que el 85% de la cuenca continúa en situación de sequía prolongada. Por ello, medidas como el prorrateo de riegos, la vigilancia especial ambiental del delta y el seguimiento del cumplimiento de los caudales ecológicos continúan vigentes.