El parque de La Aljafería albergará el Jardín de la Paz con 22 variedades de olivos

El objetivo de este jardín es promover la unión y tolerancia de las culturas desde Zaragoza con estos ejemplares de olivos
Jardin cerca de La Aljafería
photo_camera El Jardín de la Paz de Zaragoza estará situado cerca del palacio de La Aljafería

El parque de La Aljafería es el lugar elegido donde a finales de mes se creará el Jardín de la Paz de Zaragoza, que estará compuesto por 22 olivos de distintas variedades y procedentes de diversos rincones del mundo

El objetivo de este jardín es promover la unión y tolerancia de las culturas desde Zaragoza con estos ejemplares de olivos, que son el símbolo de identidad y fraternidad mediterránea.

Desde la Asociación “The Garden of Peace” destacan en su página web que esa zona de la capital aragonesa el emplazamiento ideal para el jardín, ya que encaja perfectamente con el mensaje que llevan en su ADN. La entidad señala que La Aljafería está considerada como una de las obras maestras del arte hispanomusulmán, junto con la Alhambra de Granada y la Mezquita de Córdoba.

Es el palacio islámico más septentrional de Europa y el más lujoso y mejor conservado de la época taifa. El Palacio de la Alegría fue construido como villa de recreo de los reyes de Taifas en las afueras de la ciudad musulmana, entre huertas y acequias”, explican.

El futuro jardín contará olivos procedentes del Banco Mundial del Germoplasma de Olivo de la Universidad de Córdoba, lugar donde se conserva material biológico con el objeto de preservar la biodiversidad. El nuevo espacio verde servirá para preservar las variedades tradicionales de esta especie vegetal y trasladar a los ciudadanos los valores universales de los países mediterráneos.

El Ayuntamiento de Zaragoza, el Ciheam Zaragoza y la Asociación “The Garden of Peace” firmaron el pasado 2 de noviembre un acuerdo para la creación de este Jardín de la Paz.

Zaragoza refuerza con esta adhesión su compromiso con la promoción de una cultura de la paz. La ciudad fue declarada por la Unesco en 1999 como “Sitio Emblemático de la Cultura de la Paz”, un reconocimiento que resalta que el municipio, como cruce de distintas culturas, simboliza un espíritu de tolerancia y de interculturalidad.