El Gancho renovará su alumbrado para mejorar la seguridad y embellecer el patrimonio

Obras de regeneración en la calle de Agustina de Aragón de Zaragoza
photo_camera Obras de regeneración en la calle de Agustina de Aragón de Zaragoza

Continúan los trabajos en Zaragoza para revitalizar el barrio de El Gancho que forman parte del plan especial Zamoray-Pignatelli. El Ayuntamiento de la capital aragonesa comenzará a finales de año la mejora del alumbrado, que consiste en cambiar casi 600 luminarias por tecnología led para mejorar la seguridad ciudadana y el ahorro energético.

La modernización del alumbrado, llamado proyecto Ilumina Pignatelli, se adjudicará por 536.000 euros y servirá también para embellecimiento del patrimonio. En concreto, se empleará este sistema para poner en valor las fachadas de los edificio 7-9 y 80 de la calle de Pignatelli, así como la del Museo del Fuego. Además, se potenciará la estatua de Palafox en la plaza de José María Forqué y el monumento a Agustina de Aragón y a las Heroínas de los Sitios, en la plaza del Portillo.

La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, ha destacado que todo ello entra dentro de un plan de revitalización que trabaja en el soterramiento de cables y continúa expropiando solares y edificios para regenerar.

“Visualmente, habrá más luz y mejoras visuales sobre la calzada y se reducirá la contaminación lumínica hacia arriba, lo que redundará en la seguridad de los vecinos, un aspecto que nos han reclamado en muchas ocasiones los residentes”, ha apuntado Chueca.

La alcaldesa Natalia Chueca ha aportado esta información durante la visita realizada a las obras de urbanización de la calle de Agustina de Aragón, entre las vías de Mayoral y de Cerezo, que avanza por fases con una inversión de 353.846,16 euros y que son ejecutadas por la empresa Infraestructuras Viales SA. Estos trabajos suponen la remodelación de este tramo de calle mejorando la iluminación y el arbolado, al igual que adecuando el pavimento.

MÁS ZONAS VERDES

La actuación definida busca adecuar el espacio público para conseguir mejorar la calidad de vida de los vecinos, compatibilizar el tráfico rodado con el peatonal identificando y jerarquizando las circulaciones mediante la proyección de diferentes pavimentos, ampliar el verde de forma introduciendo encespado y floración en la calle, ejecutando parterres lineales que acompañan y agrupan el arbolado, de dos en dos, en la medida que la dimensión de la calle lo permite, y adecuar el cruce de las calles de Agustina de Aragón con calle Zamoray y calle Cerezo.

“Es una obra en constante rediseño porque se está siendo muy sensible con las reclamaciones vecinales”, ha especificado Natalia Chueca. De este modo, y a petición de los residentes, se eliminaron del proyecto lo bancos y otro mobiliario donde pudieran darse concentración de personas, al igual que se ha sustituido la fuente original del diseño por un parterre.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha invertido en el área más de 7,5 millones de euros en los últimos años y ha puesto en marcha equipamientos como la residencia de Pontoneros.