El Belén de la Casa Amparo de 40 metros vuelve a ser visitable por primera vez desde la pandemia

La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, en el Belén de la Casa Amparo
photo_camera La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, en el Belén de la Casa Amparo

A la tradicional ruta de Belenes de Zaragoza se reincorpora desde este viernes el de la Casa Amparo, en el 96 de la calle Predicadores. Llevaba tres años sin estar expuesto al público en general debido a la crisis sanitaria. Tiene más de 150 años de historia y una superficie cercana a los cuarenta metros cuadrados.

Este viernes ha sido visitado por la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, acompañada de la consejera de Políticas Sociales, Marian Orós, quienes han aprovechado para felicitar la Navidad a los ancianos que viven en esta residencia municipal. En la inauguración ha habido un concierto de Navidad por parte del Coro Tempo Giusto.

A lo largo de ese tiempo, han ido cambiando las personas que han participado en su instalación.

En sus inicios, eran las niñas huérfanas que vivían en el centro, quienes ayudaban a las religiosas de la orden de las Hijas de la Caridad, después fueron voluntarios quienes ayudaban a las religiosas y en los últimos años se ha sumado el personal de mantenimiento de la residencia.

Desde el 2011 y de forma anual se incorpora al Belén una nueva figura, como homenaje a personas o colectivos que en la vida real tienen alguna relación con la Casa Amparo: voluntarios y las diferentes agrupaciones de profesionales que trabajan en este centro.

Además de la presencia de estas figuras contemporáneas, cuenta como elementos más destacables, con una zona de desierto (con oasis y haima), un mercado, miliarios y una reproducción a escala de las tradicionales norias de la ciudad siria de Hama.

Durante los años de restricciones sanitarias impuestas por la pandemia la Casa Amparo no se quedó sin su Belén, instalándose uno más pequeño compuesto por figuras de ganchillo confeccionadas por Victoria González.

La Navidad se vive de forma especial en la Casa Amparo. La semana que viene los 129 residentes disfrutarán de una jornada especial, amenizada con un grupo de jotas. Asimismo, serán obsequiados con tabletas de turrón de la empresa zaragozana Lacasa, material del Patronato municipal de Educación y Bibliotecas, así como por bebidas de Coca Cola y los residentes recibirán además un detalle de la Federación Interpeñas.

También recibirán la visita de miembros de la cofradía de la Coronación de Espinas, que les harán una actuación de teatro y los alumnos del Colegio Santo Domingo también se acercarán a la Casa Amparo para realizar un intercambio de postales navideñas.

Asimismo, los mayores que viven en la Casa Amparo harán una salida para disfrutar de la iluminación navideña de la ciudad, además de visitar el Belén de Judea. Y en estas fechas no pueden faltar los villancicos y un día los podrán disfrutar gracias a la Escuela M. A. Arregui. Y para los más lamineros, estos tendrán varios talleres de repostería.