El Barrio Jesús volverá a celebrar su tradicional Tronca de Navidad el 22 de diciembre

Si los niños y niñas la golpean mientras le piden cosas, la tronca les cagará chuches y golosinas
photo_camera Si los niños y niñas la golpean mientras le piden cosas, la tronca les cagará chuches y golosinas

Una fiesta lúdica cargada de tradición aragonesa. Eso es lo que está preparando la Asociación de Vecinos del Barrio Jesús junto con las Ampas del Hilarión Gimeno, Marie Curie y La Purísima y San Antonio y con la colaboración de la Junta Municipal del Rabal. Y es que el próximo 22 de diciembre todos juntos volverán a celebrar la tradicional Tronca de Navidad en la plaza Jesús de este barrio zaragozano.

A partir de las 12.00 horas, a cargo del centro de tiempo libre Rayuela, se pondrá en marcha esta tradición navideña. “Con esta representación de la Tronca de Navidad 2023 queremos celebrar la llegada de la Navidad a nuestro barrio y dar a conocer una de las tradiciones que se realizan en muchos de los pueblos de Aragón”, explican los vecinos.

La Tronca es una actividad que se relaciona con los más pequeños de la casa y que consiste en la realización de un ritual, con un marcado carácter lúdico, para bendecir el comienzo de la Navidad. En ella se unen tres elementos: “La Casa entendida como familia, el Fuego entendido como elemento purificador y el Fruto entendido como suerte o riqueza”.

RITUAL

En Aragón, según en qué pueblos, se mantienen dos ritos con la tronca. Por un lado, en muchas casas antes de la cena de la Nochebuena se bendice la tronca. Consiste en que arrimando un buen leño al fuego, el más abuelo de la casa dice unas palabras deseando lo mejor para el año próximo. Estas son, por ejemplo, “Tizón de Navidat, que nos faigas buena brasa y nos plenen de bendizions a esta casa”.

A continuación, echa sobre él un chorro de vino. Algunas veces, quien moja la zoca es el menor de la familia. La tronca se hará quemar un poco cada día, intentando que llegue hasta el día de Reyes y las cenizas se van guardando para esparcir después en el huerto o los campos porque favorecerán una mejor cosecha.

Por otro lado, en muchos pueblos aragoneses, se hace cagar la tronca. Y es que, si los niños y niñas la golpean mientras le piden cosas, la tronca les cagará chuches y golosinas. Para esto hay muchas frases posibles que cada uno inventa con su familia.