Chocolate con churros, patinar y ver a Papá Noel: fin de puente mágico en la plaza del Pilar

Plaza del Pilar
photo_camera Una larga fila esperaba este domingo para ver a Papá Noel en su casita de Dreamland.

El pasado 1 de diciembre las luces llenaron de ambiente navideño la plaza del Pilar, dando el pistoletazo de salida a la Muestra Navideña de este año. Un plan que atrae a niños y mayores, y más en un día como este domingo, que pone punto y final al puente de la Constitución y encara ya la recta final hacia las fiestas de Navidad. Comer chocolate con churros mientras pasean por las casetas, patinar en la pista de hielo o tirarse en trineo, descubrir las figuras del Belén gigante o ver a Papá Noel, son solo algunos de los planes que han disfrutado los zaragozanos y visitantes que se han acercado al corazón de la capital aragonesa.

Según los datos facilitados por el Ayuntamiento de Zaragoza, durante el Puente de la Constitución-Inmaculada han pasado por la pista de hielo 7.958 personas, por los trineos se han deslizado otras 4.452, la snow city ha registrado 2.331 y, por último, el Belén ha tenido una afluencia de 135.582 asistentes.

Uno de los sitios con más afluencia ha sido el espacio Dreamland, donde los más pequeños pueden vivir la magia de la Navidad. Los carritos se amontonaban y las risas retumbaban, mientras una larga cola se formaba para poder conocer a Papá Noel y a sus elfos ayudantes en su encantadora casita. Los más valientes se han subido al carrusel veneciano de dos plantas, han montado en las figuras del Snow City o en el Expresso Navideño, mientras sus familiares les hacían numerosas instantáneas para el recuerdo.

Otro de los grandes atractivos ha sido el Belén Gigante, ya que, a sus puertas, los visitantes hacían fila para ver esta recreación a tamaño real con más de cien figuras. Además del icónico portal, se puede vislumbrar algunos de los oficios tradicionales aragoneses en un sorprendente recorrido. Además, en estas fechas es típico pedir deseos, por eso los zaragozanos escribían los suyos en un papel que colgaban en el Árbol de los Deseos, que ya tiene las ramas llenas de anhelos.

Árbol
Los zaragozanos han depositado sus anhelos en el Árbol de los Deseos

LA CASETA MÁS CONCURRIDA HA SIDO LA CHURRERÍA

De las más de cuarenta casetas de artesanía, la más concurrida ha sido la churrería, ya que, a pesar de un calor inusual en estas fechas, la plaza del Pilar estaba llena de cucuruchos con churros y vasos con chocolate caliente. Los más precavidos también han aprovechado para comprar los regalos, como collares hechos a mano o pañuelos, y para llenar la nevera en estas fechas con quesos y dulces.

Para dar el toque de adrenalina a la jornada de domingo, algunos han querido deslizarse sobre los trineos neumáticos, tanto pequeños como mayores, disfrutando de una vista privilegiada de la Muestra Navideña desde las alturas. Un plan que, al otro lado de la plaza, se ha complementado con la pista de patinaje sobre hielo más grande de la ciudad. Un calentamiento a principios de diciembre para impregnarse de ilusión antes de los días más mágicos del año.