Agustín Serrano, Stop Plástico: "La gente no se deshace de sus residuos en la plaza de su barrio"

La asociación lleva ya desde 2020 trabajando en la localización de residuos en diferentes puntos de la capital aragonesa y alrededores
photo_camera Recién formalizada como asociación el año pasado, Stop Plástico lleva ya desde 2020 trabajando en la localización de residuos en diferentes puntos de la capital aragonesa y alrededores.

Recién formalizada como asociación el año pasado, Stop Plástico lleva ya desde 2020 trabajando en la localización de residuos en diferentes puntos de la capital aragonesa y alrededores. En total, en estos momentos cuatro personas forman parte de la misma como socios. Sin embargo, en el día a día cada vez son más las personas adheridas que van geolocalizando y ayudando en esta y otras tareas importantes para el desarrollo de la página web.

Entre sus fotografías y vídeos se suelen encontrar entornos recurrentes en los que los residuos reaparecen incluso después de ser limpiados. Miralbueno, lugar que recorremos con su presidente, Agustín Serrano, es uno de ellos.

PREGUNTA.- ¿Por qué decidisteis poner en marcha la asociación? ¿Qué necesidades veíais en el entorno de la ciudad de Zaragoza?
RESPUESTA.- Vimos que claramente había una problemática con la gestión de residuos en esta ciudad, sobre todo en los entornos del extrarradio de la capital. Veíamos en nuestros paseos normales una gran cantidad de escombros, residuos y basuras de toda clase tirados en entornos naturales.

STOP (3)
Agustín Serrano es el presidente de la Asociación Stop Plástico | Fotos: Andrés García Rodríguez

P.- ¿Cómo es el día a día a la hora de localizar estos estos residuos? ¿Cuál es el procedimiento que seguís?
R.- Al principio salíamos y veníamos con esa buena voluntad de recoger un poquito lo que veíamos, pero nos dimos cuenta de que era algo inviable. Entonces decidimos dar un paso más y plantarnos delante de las administraciones para exigirles por lo menos la retirada, el cuidado y la vigilancia de de las zonas. Ahora lo que hacemos es que cuando localizamos o alguien nos envía un vertido, lo geolocalizamos, lo fotografiamos, lo documentamos un poco, nos ponemos en contacto con la administración correspondiente para pedirles que, por favor, recojan estas basuras.

P.- Administrativamente parece un proceso laborioso...
R.- Sí, es un largo tedioso. Luego nos encontramos con la problemática de que cuando, por ejemplo, un vertido está en un lugar público, más o menos con cierta rapidez se consigue limpiar por los medios propios de los que disponen los ayuntamientos. Pero la problemática más grande la encontramos en terrenos que son privados, donde la gestión de esta retirada de residuos la tiene que realizar el propietario. Muchas veces ocurre en un entorno natural donde ha habido gente incívica que se ha dedicado a tirar basuras y el efecto llamada ha causado que le sigan echando basuras. A veces se encuentra con la problemática de que se eternizan estos procesos. Incluso pasan años y no se han recogido.

P.- En líneas generales, ¿vuestras geolocalizaciones suelen ubicarse en caminos, las afueras y la periferia de la capital aragonesa?
R.- Intentamos denunciar todos los vertidos en entornos naturales. Nos preocupan también los vertidos en la ciudad, pero esos llevan otro tipo de gestión y son más fáciles de limpiar. Los entornos naturales nos preocupan mucho porque la degradación de los residuos y de los componentes químicos que puedan llevar esos residuos, al fin y al cabo, acaban pasando a la tierra y al agua y a través de ellos nos llegan a la cadena alimenticia y nos pueden causar daños a nuestra propia salud.

STOP (2)
Textiles, muebles, escombros y otros tantos residuos aparecen a las afueras de Zaragoza 

P.- ¿Hay zonas concretas de la ciudad que son siempre recurrentes?
R.- Lamentablemente los extrarradios son los puntos más complejos. Lógicamente la gente que se va a deshacer de esto no lo echa en la plaza de de su barrio. Nosotros nos hemos centrado en estos últimos dos años en la zona más noroeste, es decir, lo que es la zona de Mirabueno, Valdefierro y Venta del Olivar. También un poco en la zona de la Ribera Alta del Ebro. Aquí sí que hemos visto muchos sitios recurrentes donde incluso cuando se llegan a limpiar vuelven a aparecer al poco tiempo basuras. En este caso, por ejemplo, en Miralbueno hay puntos limpiados dos veces entre el mes de diciembre y enero y vuelve a haber basura otra vez. Hay gente que lo tiene muy estudiado. Son caminos, tienen fácil acceso y están algo escondidos para abandonar de manera totalmente incívica sus basuras.

P.- ¿Cuáles son los residuos que con más frecuencia soléis encontrar?
R.- Vemos grandes cantidades de escombros con todo lo que eso conlleva, desde restos de tuberías de PVC hasta todo lo que viene a ser la remodelación de una casa. También encontramos, demasiadas veces, muchísimas ruedas. Luego es preocupante la gran cantidad de signos de reparación de vehículos como paragolpes, puertas o faros. Y también lo que nos encontramos son muchos restos de electrodomésticos canibalizados, es decir, que se han llevado partes metálicas que pueden tener cierto valor.

STOP (1)
El entorno de Miralbueno es uno de los afectados por basuras ilegales

P.- ¿Alguna vez os ha sorprendido algo que habéis encontrado?
R.- Como llevamos ya tantos años parece que estamos un poco vacunados. Al principio sí que me llamaba mucho la atención todo lo que eran los electrodomésticos que nos encontrábamos. También temas de cuidados paliativos con sus jeringuillas, con orinales y con todo este tipo de cosas. Mucha ropa con ropa interior tirada por allí, colchones también se encuentran bastantes. Y muebles siendo que el 010 encerrado funciona tan bien. No sabemos cómo alguien se viene hasta aquí, tan lejos, a tirar esto con el riesgo de que su propio vehículo se rompa por estos caminos

P.- ¿Cómo debería un ciudadano de a pie ponerse en contacto con vosotros?
R.- A través de nuestra página web. Tenemos un formulario para que puedan hacernos llegar todo este tipo de cosas. Tenemos también un correo [email protected], donde nos pueden hacer llegar tanto las fotos como sus inquietudes. Y, sobre todo, sí que animamos mucho a la gente a que no se desanime y que aparte de decirnos a nosotros también lo hagan a través, por ejemplo, de la página del Ayuntamiento de Zaragoza. A ver si así entre todos ven que hay una preocupación. Porque lo que nos da muchas veces la sensación es que se ha interiorizado ya este fenómeno. Los ciudadanos pasean por aquí con sus perros, con sus bicicletas o van haciendo footing y al final ya ni prestan atención muchas veces porque lamentablemente está demasiado asumido.