Activada la alerta amarilla por la avenida ordinaria del Ebro a su paso por Zaragoza

La alerta se mantendrá activa hasta el próximo sábado por la mañana
Crecida-Ebro-avenida-ordinaria-Zaragoza
photo_camera El pico de la crecida podría alcanzar los 1.650 metros cúbicos por segundo

Tras varios días de seguimiento de la evolución del río Ebro y, en especial, de sus afluentes de la margen izquierda, finalmente se espera que el pico más alto llegue a Zaragoza capital este viernes a primera hora de la mañana. Será entre las 06.00 y las 08.00 horas. Es por este motivo que la alcaldesa, Natalia Chueca, ya ha activado este jueves la alerta amarilla que se extenderá hasta el sábado.

La decisión se ha tomado tras la reunión de coordinación destinada a tomar medidas y valorar la avenida del río. En ella han estado presentes la Confederación Hidrográfica del Ebro, y Protección Civil del Gobierno de Aragón, así como Protección Civil, Bomberos, Policía Local y todos los servicios municipales implicados.

"Con la información disponible hasta la fecha, la previsión es que a la ciudad de Zaragoza llegue exclusivamente una avenida ordinaria rozando casi el límite de extraordinaria. Hablamos de entre 1.600 y 1.650 metros cúbicos por segundo", ha explicado la alcaldesa, Natalia Chueca. "Este pico de la crecida puede durar entre nueve y diez horas, por eso he pedido que se active la alerta amarilla hasta el sábado por la mañana", ha apuntado.

En este sentido, se activa la información a todos los barrios rurales, zonas inundables o el Parque de Agua, entre otros. Es decir, aquellas lugares en los que ante una crecida del caudal del Ebro de este tamaña puedan verse afectadas. En cualquier caso, ha incidido Chueca, "no se espera más que alguna zona que pueda evacuar como Movera, pero se espera que no haya ningún problema".

COMPROBAR MEDIDAS

Tanto la Policía Local de Zaragoza como el resto de activos pertinentes están ya trabajando sobre el terreno para alertar a la ciudadanía. En este sentido, se recomienda a todos los ciudadanos evitar acercarse a las riberas de los ríos, así como estacionar vehículos en las proximidades o en zonas que sean susceptibles de inundación por la crecida. Además, se pide respetar las indicaciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad y de Protección Civil, no sobrepasando en ningún caso las zonas que hayan sido acotadas. Asimismo, los servicios municipales están a disposición de otras administraciones para las cuestiones que puedan requerir.

De igual forma, al no ser una avenida extraordinaria ni excesivamente fuerte, servirá para calibrar las actuaciones que la CHE ha venido realizando aguas arriba y en los distintos embalses para ver cómo afecta con estos nuevos caudales de cara a minimizar el impacto material.