Tomasa Hernández: “Los memorialistas temen no poder hacer exhumaciones, pero no hay ningún riesgo”

Tomasa Hernández
photo_camera La consejera de Presidencia, Interior y Cultura, Tomasa Hernández

La consejera de Presidencia, Interior y Cultura del Gobierno de Aragón, Tomasa Hernández, afronta esta legislatura un abanico de retos políticos. Desde el Plan de Concordia, que sustituirá a la Ley de Memoria Democrática, hasta la puesta en marcha del nuevo Centro Integrado de Emergencias en la avenida Cataluña de Zaragoza, pasando por el refuerzo del Instituto Aragonés de la Mujer, por el que resalta el compromiso del Ejecutivo con la violencia machista pese a las discrepancias con Vox.

Su parcela de la DGA abarcará estos cuatro años también las competencias de Cultura y Deporte, antes en Educación, coincidiendo con las celebraciones del bicentenario de la muerte de Goya o la construcción de la nueva Romareda de la mano del Ayuntamiento de Zaragoza y el club, al tiempo que se apuran los plazos para que la ciudad sea sede del Mundial de Fútbol de 2030.

Tomasa Hernández abarcará durante estos cuatro años también las competencias de Cultura y Deporte

PREGUNTA.- Se acaba de constituir la sociedad para construir la nueva Romareda. ¿Cómo van a apoyarla desde su Consejería, que cuenta con las competencias de Deporte?
RESPUESTA.- Colaboramos formando parte de esa sociedad, del consejo de administración y del capital. Consideramos que no solo es un proyecto de ciudad, sino bueno para toda la Comunidad, la afición, el mundo del deporte. Si no, es un obstáculo insalvable para ser sede del Mundial 2030 y traer eventos deportivos de trascendencia. El estadio de la Romareda no cumple con los estándares que exigen las grandes ligas o competiciones.

P.- Le traslado la misma pregunta sobre la Ciudad Inteligente del Deporte.
R.- No está definido el sistema de cooperación por parte de la DGA. Es un proyecto que hay que madurar todavía.

P.- En Interior, está sobre la mesa el Centro de Emergencias. Con el cambio de Gobierno o diversas razones, ¿ha sufrido algún cambio en cuanto a plazos o inversión?
R.- El proyecto era una idea y ha habido que conseguir el inmueble, ver dónde se va a hacer y dotarlo presupuestariamente. En 2024, se van a invertir 1,6 millones de euros. El resto del Presupuesto será para 2025 y creemos que entrará en funcionamiento en el primer trimestre de 2026. El total son 6,7 millones. Hay que realizarlo, licitarlo… hacerlo todo.

P.- Se va a juntar en un mismo edificio el 061, 112, Policía adscrita… ¿Se puede mejorar la respuesta a fenómenos como incendios o riadas con este mando único que se plantea?
R.- Es lo que se busca. Atender las emergencias. Con las grandes, se exigen más medidas, pero para las habituales, las más frecuentes por el agua o por el fuego, tener un mando único que tome las decisiones con rapidez repercute directamente en la atención y la eficacia de la emergencia. Será mucho más eficiente y moderna, entendiendo la protección civil como un concepto de diferentes colectivos integrados en la prestación de una asistencia.

P.- También se ha proyectado el centro de Huesca y contará con una asignación de la DGA el año que viene.
R.- Es del Ayuntamiento de Huesca. Los bomberos no tienen unas instalaciones adecuadas y vamos a ayudar a eso. Prestan servicio no solo a la ciudad de Huesca sino a toda la zona cercana. Es dotarles de unas instalaciones adecuadas. Pasará igual que aquí, servirá como centro de emergencias único en la provincia.

P.- El Gobierno de Lambán aprobó una Ley de Emergencias y, muy al final de la legislatura, sacó un Plan de Emergencias de la mano de Sanidad y la Consejería de Presidencia. A Lambán se le llegó a escapar por un micrófono abierto que se acababa de enterar. Entiendo que de la ley se pueden rescatar más aspectos que de ese otro Plan
R.- La tramitación previa de la ley antes de entrar en las Cortes fue muy larga, de algo más de dos años. Cuando entró, no dio tiempo a las enmiendas parlamentarias y se disolvió la cámara. Se quedó caduca. Esos proyectos que no son aprobados en una legislatura caducan, lo que es posible en la siguiente es recuperarlos y aprovechar todo lo avanzado con carácter previo, de manera que no hay que hacer los trámites. Entra directamente en las Cortes en el trámite en el que se quedara, es lo que vamos a hacer. Es una ley muy técnica, hemos visto que los retoques serían mínimos y entonces lo vamos a recuperar.

P.- ¿Hay plazos?
R.-
En febrero. Se iniciaría otra vez el trámite.

La consejera de Presidencia, Interior y Cultura del Gobierno de Aragón, Tomasa Hernández, afronta esta legislatura un abanico de retos políticos. Foto: Cortes de Aragón

P.- El presupuesto del IAM, dentro de su Consejería, va a crecer un millón en 2024. Del otro lado de la coalición está Vox, que pidió su eliminación. ¿Cómo es la relación con los socios en este aspecto?
R.- Somos dos partidos diferentes. Esta es una de las materias donde discrepamos, pero en los pactos de Gobierno no se limitó ninguna actuación. Entre otras cosas, porque a este instituto no se le pueden limitar las competencias y consideramos que la violencia machista es una realidad. El IAM constituye una ayuda integral a las víctimas, por lo tanto seguirá haciendo su función sin ningún género de dudas.

P.- La directora del IAM avanzó que los tres centros de crisis estarían listos en 2024. El de Zaragoza tardará más. ¿Qué puede contarnos?
R.- La elección de las sedes para estos centros se realizó creo que desde Madrid y en unos edificios hay una problemática y en otros otra. El de Huesca no plantea problemas y estará terminado. El de Teruel es una especie de nave de un colegio y quizá plantea alguno para la apertura. En sí, lo que es el acondicionamiento va muy rápido. En Zaragoza, se eligió un edificio en la calle Manifestación, muy antiguo. Está habiendo problemas con la rehabilitación, pero es el único que ha habido. Los centros son para atenciones 24 horas, alguna telefónica, lo que ya se está haciendo, pero sobre todo que puedan prestar servicio a la gente que vaya en horario nocturno.

P.- Que exista este servicio no va a hacer que el IAM reduzca las prestaciones que ya tiene, como la atención telefónica
R.- No, al revés. Supone una ampliación de la prestación de atención a las víctimas.

P.- La derogación de la Ley de Memoria Democrática está prevista para febrero. ¿Afecta de algún modo al cumplimiento de la normativa estatal?
R.- Son normas de distinto ámbito. La estatal es para todo el Estado y la autonómica se dictó para la región. No eran incompatibles tampoco, eran complementarias o ampliatorias.

P.- Si los fondos del Gobierno de Aragón para Memoria Democrática se suprimen o se sustituyen, quedan de momento los de la DPZ y la Secretaría de Estado. ¿Estos últimos los tiene que canalizar la DGA?
R.- Si los remiten, los canalizaremos complementándolos con nuestros propios fondos. Creo que las asociaciones memorialistas temen no poder hacer exhumaciones en las distintas fosas, aunque hay un calendario ya hecho. Tienen miedo a que no se subvencionen, pero no hay ningún riesgo de eso. De hecho, para hacerlas no hacía falta ninguna Ley de Memoria.

P.- De la Ley se pasaría al Plan de Concordia. ¿Se plantean mantener el 3 de marzo como Día de la Memoria de Aragón o seguir apoyando el Banco de ADN?
R.- Todo eso hay que mantenerlo, los bancos de ADN y los datos que se han obtenido de las distintas exhumaciones, que se seguirán practicando y aumentando. Exactamente igual. El Plan de Concordia es lo que recoge, el derecho a recordar que cada uno tiene y a saber la verdad. Evidentemente, supone dejar que la gente exhume a sus familiares de las fosas, sean de un bando o de otro, de un signo ideológico o de otro. Todas las personas tienen la misma dignidad por el hecho de serlo.

Hernández asegura a las asociaciones memorialistas que no se paralizarán las exhumaciones. Foto: Cortes de Aragón

P.- La derogación no ha sentado bien en la izquierda e incluso Teruel Existe se mostró reticente. ¿Qué argumentos tiene el Plan para convencerlos?
R.- Lo intenté el otro día en las Cortes. Evidentemente, igual que los que legislaron en 2018 dejaron insatisfechos a la mitad del parlamento, ahora ellos no están contentos. Una ley que intenta establecer un pensamiento único sobre un acontecimiento de la historia debe respetar las distintas sensibilidades políticas respecto a ese periodo. No se puede imponer a cada uno lo que debe de pensar que pasó, unos lo viven de otra manera y otros de otra. Deberían estar contentos de que permanezca lo que debe permanecer, el auténtico respeto a los principios y a los valores constitucionales de 1978, que es donde arranca nuestro periodo de democracia plena, y el respetar a las víctimas y su recuerdo. La historia es lo que es y nadie tiene que legislar sobre ella, se investiga y los historiadores la cuentan, no se debe imponer una interpretación.

P.- Este inicio de legislatura se ha hablado de Aragón Reino de la Luz o la figura de Goya. ¿Qué iniciativas va a emprender su Consejería en materia cultural?
R.- Las más importantes van en torno a esos dos eventos. El bicentenario de la muerte de Goya, que es hacer un hilo cada año con algo que desemboque en el 2028. Su figura está tan estudiada que no es fácil atraer la atención sobre un pintor tan universal, del que Aragón desgraciadamente no tiene mucha obra. Hay que ser creativo o inventivo respecto a cómo vamos a festejar su figura. Este año haremos el “Goya muralista”, con tecnología inmersiva, para acercar sus pinturas murales al ojo del espectador. El Reino de la Luz son exposiciones temáticas, intentaremos organizar una para el 2025, en primavera. Y seguir ofertando la temporada de lírica, se convocarán certámenes de libros, de autores. La oferta cultural es muy variada.

P.- ¿Cómo valoran desde el Gobierno de Aragón la eliminación del Festival Periferias?
R.- No tengo por qué valorar lo que hacen otras administraciones. Habrán tenido sus motivos para adoptar esa decisión. Creo que hay que mantener la cultura alejada de la ideología y que, aquello que es bueno culturalmente, es apoyado por la gente. Van a verlo, tienen su público y hay que mantenerlo. Cuando algo no interesa es porque la gente lo abandona y entonces se puede suprimir.

P.- Todo esto ha salido a la luz por los Presupuestos de Huesca. En el Pignatelli, la negociación ha sido más tranquila e incluso van a contar con el apoyo del PAR y Teruel Existe. ¿Qué cree que ha cambiado estos meses para que se acerquen los que ponían líneas rojas?
R.- Se intenta aprobar un Presupuesto donde el consenso a favor sea lo más mayoritario posible. Se llega hasta donde se llega, hay gente o partidos que no lo van a apoyar de ninguna manera porque no entra dentro de lo posible. Lo que se ha intentado conseguir es votarlo con los mayores apoyos.