Macizo de Monte Perdido. Pirineo aragonés.

Primeros de julio. La ausencia de nieve en estas montañas de más de 3.000 metros de altura es una prueba palpable del cambio climático.

Más en UN PAISAJE UNA MIRADA