La trufa negra convierte a Teruel en capital mundial

Este viernes se ha clausurado el I Congreso Internacional de Truficultura que se ha celebrado en Teruel desde el martes 5 de marzo con la exposición de las conclusiones. Según ha destacado el consejero de Industria e Innovación, Arturo Aliaga, este encuentro ha supuesto un antes y un después para el sector de la trufa y para Teruel.

Teruel.- La trufa negra ha convertido a Teruel en capital mundial gracias al I Congreso Internacional de Truficultura que se han celebrado en la capital turolense desde el martes 5 de marzo y hasta este viernes que ha tenido lugar el acto de clausura. Este congreso ha supuesto un antes y un después para el sector de la trufa negra y para Teruel, según ha comentado el consejero de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, quien ha asistido a la clausura en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Teruel.

Arturo Aliaga ha destacado el importante papel de los medios de comunicación que, a raíz del I Congreso Internacional de Truficultura, han logrado convertir a Teruel en la capital mundial de este sector. “Quizá los resultados esta proyección que el congreso le ha dado a Teruel y al sector trufero de la provincia no se perciba hasta dentro de cuatro o cinco años, pero cuando los truferos arrancaron este proyecto hace 25 años, nadie suponía que llegaríamos hasta aquí”, ha señalado Aliaga.

Por otro lado, el consejero de Industria e Innovación ha subrayado que el sector de la trufa “no es solo gastronomía, también es economía”. En este aspecto, ha enumerado la diversidad de empresas que han surgido en torno a este sector como los viveros, las empresas encargadas de la instalación de riegos o las que elaboran productos a partir de la trufa.

Debido a la importancia de que Teruel haya albergado el I Congreso Internacional de Truficultura, al que han asistido 270 expertos de 23 países, Arturo Aliaga ha comentado que sería muy positivo que este foro se consolidase en Teruel. “Si una vez peleamos para que Teruel fuera la sede de este congreso, si otros están débiles, por qué no puede ser Teruel de nuevo la que acoja esta cita”, ha apuntado Aliaga.

Acto de clausura

Teruel ha sido esta semana el escenario del I Congreso Internacional de Truficultura y han sido cuatro días de intenso trabajo en los que los congresistas han podido acercarse a la realidad internacional del cultivo y el aprovechamiento de la trufa desde muy diversas perspectivas, fundamentalmente científicas. El presidente del congreso y director gerente del CITA, José Vicente Lacasa, ha agradecido a Teruel y su provincia la acogida dispensada al congreso y a sus participantes y ha remarcado las principales conclusiones del congreso.

Según ha explicado Lacasa, en los cien trabajos presentados ha quedado reflejado que el cultivo de la trufa es una realidad de dimensión mundial y además, la truficultura es una alternativa agrícola-forestal viable en aquellas zonas mediterráneas con suelos pobres y climatología extrema en las que cualquier otro cultivo o aprovechamiento forestal no es rentable. También contribuye a la reforestación de los montes, controlando en alguna medida la erosión del suelo y previniendo los incendios forestales, por las características especiales de su cultivo.

Otra de las conclusiones del congreso es que la truficultura es una actividad de diversificación agraria que puede contribuir al incremento de las rentas y aportar unos beneficios sociales y económicos destacables al fijar a la población del medio rural. Por otro lado, existe la necesidad de homogeneizar los métodos de certificación de planta micorrizada para caminar hacía un método europeo de control de las plantas truferas. Además, en la truficultura, las nuevas tecnologías se han convertido en potentes herramientas en la planificación de nuevas plantaciones y su gestión, y junto a ellas han surgido otras de carácter molecular para estudiar la evolución del micelio y las micorrizas antes de la entrada en producción.

Según se ha desprendido de los trabajos presentados en el congreso, es destacable la importancia de los factores físicos del suelo, junto a los químicos, en los procesos que desencadenan la producción de trufas además de la importancia de los organismos que conviven con ella: otros hongos, micorrícidos o patógenos, insectos, mesofauna, etc. Asimismo, según se ha presentado en las conclusiones, las trufas son un producto de primer nivel y buscar procesos que mejoren su comercialización se revela como un aspecto urgente.

Finalmente, dentro de las conclusiones también se ha destacado que la clarificación del ciclo de vida de la trufa negra ha sido uno de los grandes avances de los últimos años. Tras la secuenciación de su genoma en 2010 queda abierta la vía para estudiar los mecanismos de adaptación al medio y las claves de su fase vegetativa y su reproducción.

Foro científico

El congreso ha servido para favorecer la transferencia de conocimiento entre investigadores, gestores y productores procedentes de todo el mundo sobre los últimos avances científicos en el sector y las necesidades de los operadores del mercado y la propia administración, con el fin de favorecer la producción sostenible de las trufas en los diferentes territorios.

En el acto de clausura, el comité organizador ha premiado la comunicación original joven, la comunicación oral más original y el póster más innovador. Los trabajos fueron escogidos de entre 100 comunicaciones de un alto nivel científico. El evento ha confirmado la buena salud de la que goza el sector trufero en Aragón -extensible a todo el mundo de la trufa- y la estrecha relación existente entre productores de trufa y de planta trufera y los investigadores.