Teruel rinde homenaje a Ildefonso Manuel Gil

La lectura de sus poesías, acompañada de la música al piano, será el acto con el que el Ayuntamiento de Teruel rendirá homenaje a la figura del escritor y poeta zaragozano Ildefonso Manuel Gil en el centenario de su nacimiento. El evento tendrá lugar este sábado, 5 de mayo.

Teruel.- Un recital poético recordará la figura del escritor y poeta zaragozano Ildefonso Manuel Gil. El Ayuntamiento de Teruel quiere recordar la figura del escritor en un acto que servirá para repasar su extensa obra y los años que vivió en Teruel, desde 1935 hasta 1937, tiempo en el que llegó a estar preso en el edificio del actual Seminario por su ideas republicanas. El recital de poesía irá acompañado al piano por Raquel Martínez, profesora de piano del Conservatorio Profesional de Música de Teruel.

El acto, organizado por el Ayuntamiento de Teruel, es con motivo del centenario del nacimiento del genial escritor aragonés, que nació en 1912 en la localidad zaragozana de Paniza, según ha señalado el concejal de Cultura, Paco Martín, quien ha destacado que recientemente ya se llevó a cabo una conferencia para “hablar y destacar la figura de Ildefonso Manuel Gil y su relación con la capital turolense”.

Por su parte, el responsable del acto, Jesús Cuesta, ha comentado que Manuel Gil “ha sido uno de los mejores poetas aragoneses del último siglo”, y era imprescindible, por su relación con Teruel rendirle un homenaje. Este homenaje tendrá lugar el sábado 5 de mayo, a partir de las 19.00 horas en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Teruel.

La lectura de las poesías irá acompañada de música al piano, pero según ha apuntado Cuesta, la música que se interpretará para acompañar la lectura se adaptará a la métrica de los poemas, pero no es ninguna música en especial “o que tenga relación con las poesías”.

Ildefonso Manuel Gil dedicó su vida a la enseñanza, pero también a la escritura tanto de poesía, como de prosa o ensayos. En los años 60 se exilió a Estados Unidos, pero en 1983 regresó a Aragón. El poeta falleció en 2003.

“Estuvo 11 años sin publicar nada, aunque continuaba trabajando, Gil estaba comprometido con la palabra, con la situación social, se erigió como poeta de los que no tienen voz, de los que no pudieron contar lo que ocurrió”, ha concluido Cuesta.