La ruta gastronómica Pintera Partida de Teruel ofrece bocadillos de amor, pasión y ternura

Desde este martes y hasta el próximo 2 de octubre, con motivo de la celebración de la recreación de "La Partida de Diego", los turolenses y los visitantes podrán degustar bocadillos de pan de pintera con nombres ligados a las escenas de la historia medieval. En esta iniciativa participan hasta quince establecimientos de la ciudad.

Teruel.- Pintera partida hecha con amor en colchón de patatas de Cella, trufa de Sarrión y huevo frito en aceite del Bajo Aragón o Pintera aromatizada con tajaditas, pollo y seducción de crema de calabaza al azafrán son algunos de los nombres de los bocadillos que forman parte de la ruta gastronómica Pintera Partida que se celebrará en Teruel desde este martes y hasta el 2 de octubre con motivo de la recreación de “La Partida de Diego”.

Un total de quince establecimientos de la capital turolense ofrecerán los bocadillos de amor y seducción con el objetivo de evocar una de las escenas de la historia medieval y, además, promocionar los productos turolenses. Cada pintera se servirá “partida”, ofreciéndose al precio de dos euros cada mitad.

El presidente de la Asociación de Empresarios Turísticos de Teruel, Fernando Cánovas, ha destacado la gran acogida por parte de los hosteleros que ha tenido esta iniciativa en la que han volcado “una gran dosis de imaginación” para invitar a los turolenses y visitantes a que vivan y saboreen “La Partida de Diego”. Además, Cánovas ha augurado un gran éxito de visitantes el próximo fin de semana con motivo de este nuevo episodio ligado a los Amantes de Teruel.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Panaderos de la provincia de Teruel, Jorge Sanz, ha explicado que el pan de pintera o estrellado es “un producto muy tradicional, además de saludable y económico”, y ha apuntado que “cada vez son más los que eligen un bocadillo a la hora de comer o cenar fuera”. Asimismo, Sanz ha señalado que esta iniciativa ayudará a impulsar el consumo de este pan de calidad.

Para la directora de la Fundación Bodas de Isabel, Raquel Esteban, esta iniciativa es una forma de unir aspectos y actividades de distintos sectores y “darles un marco atractivo, diferente”, y ha añadido que quizá, igual que en la fundación se está trabajando con el turismo emocional, en el futuro “esta iniciativa devenga en una gastronomía de las emociones”.

Raquel Esteban ha explicado que los nombres de los bocadillos se han elegido a través de los conceptos clave que sintetizan el contenido de cada una de las seis escenas. Así, las propuestas elaboradas por los establecimientos contienen en su denominación palabras como amor, pasión, seducción, compromiso, disputa, despedida, ilusión o amuleto.

El pan

El pan de pintera es un pan redondo, imitando al pan realizado en las artesas domésticas, debido a su miga esponjosa, sustituye, en la vida de las sociedades rurales medievales y preindustriales y en épocas de dificultades económicas, a la pastelería, utilizándose pintado y decorado en bodas, celebraciones sociales y festividades, como “La Partida de Diego”.