Los vecinos del edificio derrumbado aseguran que los pilares se deterioraron “en menos de una hora”

teruel edificio
photo_camera Los vecinos del edificio insisten que no fue hasta momentos antes del derrumbe cuando el deterioro de los pilares no se hizo visible

“El deterioro de los pilares fue muy rápido y en menos de una hora se deshicieron y cayó nuestra casa”. Así han asegurado en un comunicado los vecinos del edificio derrumbado el pasado martes 13 de junio en la calle San Francisco de Teruel, ya que están trabajando de manera conjunta para esclarecer lo sucedido.

Según informan, los residentes observaron desde hacía varias semanas filtraciones de agua en algunas paredes del garaje del edificio, por lo que alertaron al Ayuntamiento de Teruel de manera telefónica. Asimismo, el viernes 9 de junio se personaron en las oficinas de Urbanismo del consistorio para solicitar una inspección que pudiera valorar la situación del inmueble y determinar las actuaciones a seguir.

No obstante, no fue hasta momentos antes del derrumbe cuando el deterioro de los pilares no se hizo visible. “La noche anterior al derrumbe los vecinos tenían sus coches en el garaje y cuando se marcharon a trabajar antes de las 8.00 horas, no se veían daños en los pilares, porque si hubiera sido así, la alarma se habría dado a primera hora de la mañana, y no escasamente una hora antes del derrumbe", ha explicado el portavoz de los afectados, Javier Carbó.

Para reforzar los hechos, los vecinos han hecho público que las imágenes difundidas donde se muestran los pilares maestros deteriorados en su parte superior se corresponden a minutos antes del derrumbe del edificio y que el estado aparente de los mismos un par de horas antes era correcto.

Por otro lado, los vecinos afectados, tanto los residentes en el número 21 como los de edificios aledaños, quieren agradecer todo el cariño y la solidaridad que están recibiendo por parte de los turolenses, entidades y personas de otros muchos lugares. Para Carbó "ese apoyo nos ha dado fuerzas para aguantar y para sentirnos comprendidos y saber que, aunque lo hemos perdido todo, estamos aquí y no estamos solos”.