La Iglesia ordena obispo de Teruel a Carlos Manuel Escribano

La Catedral de Teruel ha sido el lugar escogido por la Iglesia para la ordenación episcopal del nuevo Obispo de la Diócesis de Teruel y Albarracín, monseñor Carlos Escribano Subías. Su juventud y su larga trayectoria en Aragón ha sido lo más destacado por los asistentes. En su discurso ha dicho que trabajará con todos: religiosos y laicos.

Zaragoza.- Carlos Manuel Escribano Subías, recientemente nombrado obispo de Teruel y Albarracín ha recibido este domingo la ordenación episcopal. El acto ha tenido lugar en la Catedral de Teruel al que han acudido varios representantes de las instituciones aragonesas como el vicepresidente de Aragón, José Ángel Biel; el consejero de Presidencia, Javier Velasco; y el alcalde de Teruel, Miguel Ferrer. La Santa Sede designó a este obispo el pasado mes de julio.

El encargado de presidir el Sacramento de la ordenación ha sido el cardenal Rouco Varela, a quien le ha acompañado el nuncio del Papa, monseñor Renzo Fratini, el arzobispo emérito de Zaragoza, Elías Yañes y así hasta tres arzobispos, 20 obispos y más de 200 sacerdotes.

El acto, cargado de simbolismo, ha congregado a un gran número de personas que han seguido este Sacramento. En primer lugar, los presbíteros José María Rubio y Amadeo Elcoso Mir han presentado al elegido y al ordenante (Rouco Varela).

Terminada la homilía, el obispo electo ha prometido ante el Cardenal Rouco Varela asumir y aceptar todas las responsabilidades que contrae con el nuevo ministerio. Posteriormente, todos los obispos han impuesto sus manos en silencio sobre él. Con este gesto se expresa la comunicación de la fuerza del espíritu. A continuación le han colocado el libro de los Evangelios abierto sobre la cabeza como símbolo de que una de las tareas principales del obispo es anunciar la Palabra de Dios.

Tras la plegaria de la ordenación, una oración clave en el sacramento de la orden episcopal, han continuado los actos más simbólicos del acto. La unción de la cabeza, que representa que el nuevo obispo recibe interiormente el don del Espíritu Santo; la entrega del libro de los Evangelios; la entrega del anillo, signo de fidelidad, simboliza su entrega incondicional a Cristo y a la Iglesia; la imposición de la Mitra y la entrega del báculo que evoca el cayado del pastor recordando que el obispo es el pastor que ha de guiar a la comunidad cristiana. Por último el nuevo obispo ha tomado posesión de la cátedra, la silla desde la cual presidirá desde ahora la Eucaristía.

Dos nuncios presentan al elegido ante el Cardenal Rouco Varela

Tras la comunión, el nuncio del Papa, Monseñor Renzo Fratini, ha felicitado al nuevo obispo recordándole sus nuevas responsabilidades “sabiendo escuchar con corazón a todos tus fieles”. Este emotivo acto ha finalizado con la bendición que el nuevo obispo, acompañado de sus antecesores, ha dado a sus fieles recorriendo la Catedral de Santa María.

Desde que el pasado 20 de junio de 2010 Benedicto XVI lo nombrara obispo de Teruel y Albarracín sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, los turolenses aguardaban con expectación este momento y, desde primeras horas de la tarde, un gran número de personas esperaban en la entrada de la Catedral para poder seguir este acto.

Las más de mil trescientas sillas que el Obispado había puesto en el interior de la catedral y en el exterior de la misma no han tardado en ocuparse ya que han sido muchos los que han seguido el acto gracias a la pantalla gigante que se había instalado en la Plaza de la Catedral.

El nuevo obispo de Teruel ha destacado en su discurso que se siente muy emocionado al tomar posesión de una Diócesis como la de Teruel y Albarracín, "con tanta Historia", ya que ha dado "figuras tan importantes a la Iglesia católica". Éste se refiere a personajes como Jaime Jimeno de Lobera, también virrey de Aragón, que fue organizador de la Diócesis de 1580 a 1594.

Asimismo, ha aseverado que va a trabajar por todos aquellos que componen la Diócesis y que va a apoyar a los laicos que cada día ejercen como cristianos, así como a las nuevas vocaciones, además de querer trabajar con los más pobres.

A la entrada al acto, el arzobispo de la Archidiócesis de Madrid y el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, ha asegurado que este día es muy importante para la Diócesis de Teruel y Albarracín, ya que es para la Iglesia el principio de su unidad. Asimismo, ha dicho que "el obispo representa a nuestro Señor de manera visible para los sacerdotes, religiosos, fieles y todo el pueblo".

Por su parte, el vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, ha felicitado a Escribano Subías y ha comentado que ya lo conocía desde su designación. Además, ha hablado de su trayectoria como párroco de Santa Engracia y "aunque ha nacido en Galicia, es prácticamente de Monzón".

Imagen de archivo del nuevo obispo

Finalmente, el alcalde de Teruel, Miguel Ferrer, lo ha definido como una persona joven que ha creado expectativas, porque tiene "fama de bueno y de muy competente", que ha venido a llenar una vacante que estaba vacía desde hace tiempo.

Biografía

Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en la localidad coruñesa de Carballo. Entró en el Seminario Mayo de Lérida y fue enviado a Roma para completar sus estudios donde obtuvo la Licenciatura en Teología Moral por la Universidad Pontificia Gregoriana (1994-1996). El 14 de julio de 1996 fue ordenado sacerdote y quedó incardinado en la diócesis de Zaragoza. Desde 1996 y hasta el año 2000 fue Vicario parroquial de la Parroquia “Santa Engracia” en Zaragoza. De 2000 a 2008 fue párroco de “El sagrado Corazón” en la misma localidad. En el bienio 2006-2008 fue patrono de la Fundación de la Universidad San Jorge. Desde 2003 y hasta 2010 ha sido Consiliario del “Movimiento Familiar Cristiano”.

Actualmente es vicario episcopal del sector Centro de la Archidiócesis de Zaragoza, profesor del “Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón” desde 2005, consiliario de la Delegación Episcopal de Familia y Vida desde el año 2006 y, un año más tarde, fue nombrado consiliario de la Asociación católica de Propagandistas. También es Patrono de la Fundación “San Valero” desde el año 2008 y párroco de Santa Engracia en Zaragoza desde ese mismo año.