Día Internacional de los Celíacos: Teruel destina 22.000 euros al año en ayudas

El Ayuntamiento se suma a la convocatoria de la Asociación de Celiacos de Aragón por una enfermedad que afecta al 1% de la población mundial
Día Internacional de los Celíacos: Teruel destina 22.000 euros al año en ayudas
photo_camera Día Internacional de los Celíacos: Teruel destina 22.000 euros al año en ayudas

Las personas celíacas representan el 1% de la población mundial y su prevalencia se ha multiplicado en los últimos 25 años. El Ayuntamiento de Teruel se ha sumado a la convocatoria de la Asociación de Celiacos de la capital del sur de Aragón por el Día Internacional del Celíaco con la finalidad de divulgar información acerca de esta condición y la colocación de un cartel alusivo en el balcón principal del consistorio. El consistorio destina 22.000 euros al año en ayudas a las familias.

Apoyando la iniciativa han estado la presidenta y la nutricionista de la Asociación en Teruel, Inmaculada Sánchez y Sara Martín respectivamente, además de los concejales Jesús Artigot, Carlos Méndez y Carmen Romero del Partido Popular; José Guillén del Grupo Socialista y Enrique Marín del Grupo Municipal de Teruel Existe.

Según ha explicado la nutricionista Inmaculada Sánchez, esta fecha pretende sensibilizar y concienciar a la población acerca de la enfermedad celíaca y sus síntomas, haciendo énfasis en la importancia de la detección precoz y tratamiento oportuno de esta enfermedad.

La Asociación de Teruel de Celiacos cuenta con 200 socios y cada año recibe ayudas que van desde los 100 hasta los 1.000 euros en función de la renta familiar del solicitante y del número de miembros afectados por la enfermedad en la familia. El presupuesto municipal contempla una partida de 22.000 euros para este fin.

Desde la Asociación reivindican esta línea de ayudas para otros municipios de la provincia que carecen de ella. Así mismo, solicitan al Gobierno un IVA reducido al 4% en los alimentos sin gluten y de primera necesidad dado que, según dicen, la cesta de la compra para ellos es 1.200 euros más cara al año que para una persona que no tiene la enfermedad. “Nosotros no necesitamos fármacos, nuestra medicina es la dieta”, han lamentado, por lo que insisten en que se les tenga en cuenta desde las administraciones.