Una víctima de la estafa del exdirector de Banesto asegura que se sintió "coaccionada" para aceptar la cantidad que el banco le ofrecía

Una de las víctimas de la presunta estafa del exdirector de Banesto en Mequinenza José Miguel Ferragut ha asegurado que se sintió "coaccionada" por el banco para firmar un documento que suponía recuperar 4.800 euros de los más de 17.000 que perdió. Le dijeron que era un "anticipo", según ha declarado. Sigue reclamando más de 12.000 euros.

Zaragoza.- Una de las víctimas de la presunta estafa del exdirector de Banesto en Mequinenza José Miguel Ferragut ha asegurado este martes que se sintió "coaccionada" por el banco cuando éste le pidió que firmara un documento para recuperar 4.800 euros de los más de 17.000 que había perdido, según su testimonio.

Lo hizo, según ha explicado ante los magistrados que juzgan esta supuesta estafa en la Audiencia de Zaragoza, porque el personal de Banesto "dijo que era un anticipo hasta que se aclararan las cosas e hicieran una auditoría".

El personal de Banesto vino "a sacar todo lo que pudiera y más", ha apuntado esta víctima, Cristina S. C., que tenía junto a su marido más de 75.000 euros ahorrados y cuando quisieron recuperarlos echaron en falta más de 17.000.

Aceptaron entonces los 4.800 euros que les ofreció Banesto, aunque no renunciaron a ejercer acciones judiciales. Ahora reclaman la diferencia: 12.954 euros. Cristina S. C. también ha subrayado que ella contrató una cuenta corriente y otra de ahorro, y no unos fondos de inversión como se conoció durante la instrucción.

"Confianza" en el director de la sucursal

Las víctimas de esta supuesta estafa depositaron sus ahorros en Banesto por la "confianza" que tenían con el director de la sucursal en Mequinenza. "Confianza toda con el señor Ferragut y con todos los empleados", ha apuntado José Manuel G., ahora exmarido de Cristina S. C.

Éste ha explicado además que en una ocasión acudió al banco para sacar dinero con una libreta que presuntamente había sido confeccionada por Ferragut. Entonces, uno de los empleados, "muy sorprendido", le dijo "sobre esto habla con José Miguel [Ferragut]".

Cuando se enteraron de que habían perdido parte de su dinero, Banesto ejerció una "presión constante y continua" para que aceptaran el dinero que les ofrecían, según ha apuntado este afectado, quien ha añadido que les aconsejaban "no ir en contra de un banco porque los procesos son largos y costosos".

Otra de las víctimas es Manuel B., quien consideraba a Ferragut "como si fuéramos familia", ha precisado ante los magistrados. Llegó a tener 480.000 euros ahorrados y perdió más de la mitad, según ha declarado. Además, ha negado que solicitara ningún préstamo al banco ni que autorizara al acusado para hacer préstamos a otros clientes a partir de su dinero.

También eran clientes habituales de la entidad Ricardo M. S. -ya fallecido- y su hija Nieves M. P. que llegaron a ahorrar 696.580,97 euros, perdiendo parte de esta cantidad. Reclaman ahora 367.000 euros.