Seis rescates en cinco horas en las montañas oscenses, tres por culpa de las altas temperaturas

Helicóptero de la Guardia Civil de Huesca en el Valle de Ordesa
photo_camera Este miércoles, la Guardia Civil de Huesca realizó hasta seis rescates haciendo uso de helicópteros y de los GREIM

Entre las 12.20 y las 17.15 horas de este miércoles, la Guardia Civil de Huesca realizó hasta seis rescates, haciendo uso de helicópteros y de los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM). De estos seis rescates, tres de ellos se debieron a golpes de calor o deshidratación de los senderistas. Desde la Guardia Civil de Huesca recuerdan la importancia de llevar agua en abundancia, utilizar protección solar e intentar evitar la actividad en las horas centrales del día y en lugares con poca sombra.

Los golpes de calor y la deshidratación dejaron tres rescates en la provincia de Huesca. El primero de ellos fue un joven de 18 años que estaba realizando una ruta senderista por la zona de Punta Gabaro (Broto) y se encontraba con síntomas de agotamiento y deshidratación. Fue evacuado hasta el Hospital San Jorge de Huesca por la Guardia Civil.

Otro senderista, de 56 años y vecino de Guipúzcoa, que se encontraba en el Forau de Aigualluts (Benasque), tenía síntomas de deshidratación o golpe de calor. El GREIM de Benasque recogió al senderista y fue atendido por la médico del 061 para después ser trasladado hasta Benasque. Por último, un barranquista que realizaba el descenso de La Peonera se encontraba con síntomas de golpe de calor, con vómitos, deshidratación y malestar general. El barranquista, un israelí de 17 años, fue evacuado al Hospital San Jorge de Huesca.

OTROS TRES RESCATES EN LAS MONTAÑAS OSCENSES

La Guardia Civil de Huesca también realizó otros tres rescates: cuatro montañeros extraviados en el camino de descenso del Garmo Negro (Panticosa), que quedaron enriscados en una zona con terreno muy descompuesto y fuerte pendiente, fueron evacuados ilesos hasta una zona más baja sin ningún tipo de riesgo, donde continuaron por sus propios medios; también se rescató a un menor de 11 años con una lesión sangrante en el pie en el Ibón de Ordicuso (Panticosa); y un senderista madrileño de 76 años, que se perdió en el bosque de Gamueta (Ansó).