Queda en libertad el conductor ebrio que causó la muerte del futbolista del Fuentes, Luismi López

El fallecimiento de "Luismi" (derecha) causó una gran conmoción en el deporte aragonés
photo_camera El fallecimiento de "Luismi" (derecha) causó una gran conmoción en el deporte aragonés

Víctor G. H., el conductor ebrio que le arrebató la vida al futbolista del C. D. Fuentes, Luis Miguel López “Luismi”, ha quedado en libertad tras el pago de una fianza de 10.000 euros después de estar en prisión provisional durante 209 días. Ingresó en Zuera después del accidente, que ocurrió en diciembre del año pasado cuando el conductor invadió el carril contrario provocando un choque frontal con el vehículo que conducía el futbolista y, tras la investigación, se esclareció además que iba borracho y drogado.

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 2 ha firmado el auto de libertad, después de que lo solicitará por segunda vez la abogada de Víctor G. H., Carmen Sánchez Herrero. La primera vez fue rechazado, pero en esta ocasión, la jueza ve que, tras siete meses y no estando pronta la celebración del juicio, no hay riesgo de fuga existente.

La familia de Luismi se ha mostrado consternada en redes sociales por la puesta en libertad de Víctor G. H. La hermana del futbolista afirma “estar destrozada” ya que “el asesino de su hermano esta en la calle”. Una sensación que comparte su primo, que ha relatado que “la impotencia que tengo ahora mismo nadie la entendería, triplicas la tasa y vas drogado, deberías pudrirte ahí, no tienes perdón”.

El accidente ocurrió sobre las 23.00 horas en la N-232 a la altura de la empresa Saica en Fuentes de Ebro, cuando el vehículo conducido por Víctor H. G. invadió el carril contrario, chocando frontalmente con el de Luismi, provocando la muerte del joven en el acto. Tanto Víctor H.G. como el acompañante de Luismi, salieron ilesos.

Según apuntó la Guardia Civil, el detenido conducía bajo los efectos del alcohol y las drogas, arrojando tasas positivas y se le acusa de presuntos delitos de homicidio por imprudencia y conducción temeraria. Tras quedar a disposición judicial, se decretó su ingreso en el centro penitenciario de Zuera, donde ha pasado los últimos 209 días hasta su puesta en libertad.