Precintado un club de alterne zaragozano por delitos de explotación sexual y obligar a vender drogas

Una denuncia dio pie a la investigación, que ha terminado con varias personas detenidas
photo_camera Una denuncia dio pie a la investigación, que ha terminado con varias personas detenidas

La Policía Nacional ha clausurado, tras una investigación que arrancó en noviembre del pasado año, las habitaciones y taquillas de “un conocido club de alterne” de Zaragoza. Se trata de una actuación en el marco de la Operación Paisa, ante la advertencia de que se podían estar cometiendo delitos de explotación sexual.

Ocurrió el pasado 7 de junio, gracias al mandato del Juzgado de Instrucción número 8 de Zaragoza. Según explican los agentes, las investigaciones arrancaron en noviembre del año pasado, tras recibir un correo electrónico a modo de alerta, en su servicio para facilitar la recopilación de datos sensibles relacionados con este tipo de cuestiones, en el que una persona decía tener sospechas de la comisión de dichos delitos.

Tras realizar las gestiones pertinentes, comprobaron que se trataba de una organización criminal perfectamente estructurada, que, una vez captaba a las mujeres, les imponía unas condiciones abusivas, similares a la esclavitud, y les obligaban a mantener relaciones sexuales con cualquier persona que acudiese al club, así como a vender drogas a los clientes.

El pasado mes de abril, este grupo policial, en colaboración con otras unidades como UPR o Guías Caninos, así como del grupo de delitos tecnológicos, realizaron registros en el citado establecimiento y lograron liberar a un total de doce mujeres alojadas y encerradas en el local. Del mismo modo, se detuvo a cinco personas como presuntos responsables de delitos de pertenencia a organización criminal, prostitución coactiva y contra la salud pública.