Pillados con 1.520 kilos de almejas japonesas no aptas para consumo humano

El personal de Inspección de Salud Pública del Gobierno de Aragón ha determinado la destrucción del producto por suponer un riesgo para la salud pública.
photo_camera El personal de Inspección de Salud Pública del Gobierno de Aragón ha determinado la destrucción del producto por suponer un riesgo para la salud pública.

La Guardia Civil ha detenido a tres personas por un presunto delito contra la salud pública tras localizar en el interior de la furgoneta en la que viajaban 1.520 kg de almejas japonesas no aptas para consumo humano. Los hechos tuvieron lugar a las 23.50 horas del día 12 de noviembre cuando agentes pertenecientes al Destacamento de Tráfico de Calatayud observaron una furgoneta que estaba parada en el arcén de la A2, km 185, término municipal de Monreal de Ariza, por lo que se aproximaron a la misma para verificar si el conductor tenía algún problema.

En el momento de la aproximación, el vehículo inició su incorporación a la citada vía y los especialistas de tráfico procedieron a pararlo para su identificación. Esta furgoneta iba ocupada por tres personas y, tras realizar la inspección de la carga, los agentes localizaron multitud de sacas que contenían almejas vivas y desprendían un fuerte olor. Esta mercancía se estaba transportando en un vehículo que ni era frigorífico ni congelador. Únicamente iba colocada sobre unos palets bajo los que había algo de hielo, lo que evidenciaba que el transporte de este producto perecedero no se estaba llevando a cabo con las condiciones higiénico sanitarias necesarias.

Tras solicitar a los ocupantes de la furgoneta la documentación que se necesita para estos transportes, éstos comunicaron que carecían de ella y que se encontraban haciendo el traslado de la misma desde Portugal con destino Italia. Ante estos hechos el vehículo y sus ocupantes fueron trasladados a dependencias oficiales de Calatayud, solicitando al mismo tiempo la presencia en dicho lugar del Seprona con la finalidad de verificar la carga y las posibles infracciones en materia de sanidad.

Agentes del Equipo de Investigación del Seprona de la Guardia Civil de Zaragoza trasladados al lugar determinaron que el único documento que finalmente exhibieron los ocupantes de la furgoneta, y portaban en el teléfono móvil, no reflejaba la trazabilidad del producto, al mismo tiempo que comprobaban que el transporte se estaba realizando sin ningún tipo de condición higiénica. Un hecho constatado por personal de Inspección de Salud Pública del Gobierno de Aragón, que también se desplazaron a Calatayud esa madrugada, y determinaron que todo el producto debía ser destruido al presentar riesgo para la salud pública, no siendo apto para consumo humano.

La destrucción de la mercancía, tratándose de 1.520 kg de almeja japonesa viva, se efectuó la mañana del día 13 de noviembre en una empresa autorizada de gestión de residuos. Los ocupantes de la furgoneta, tres varones, dos de ellos de nacionalidad italiana y un portugués, fueron detenidos por un presunto delito contra la salud pública, quedando a disposición judicial tras la detención.