Pillado grabando y con un pinganillo para aprobar el examen de conducir

El implicado ocultaba entre sus ropas unos sistemas electrónicos de grabación y retransmisión de imagen y sonido, completamente ocultos y cosidos por el interior del forro de la chaqueta
El implicado llevaba los sistemas ocultos en la ropa
photo_camera El implicado llevaba los sistemas ocultos en la ropa

Pinganillo en la oreja, sistemas de grabación en la ropa y con la idea de sacar adelante su examen de conducir, una persona comenzó las pruebas sin saber que le iban a pillar en plena faena. Y que podría llevarse una receta de 500 euros. Porque con motivo de las labores de inspección y control que realizan de manera periódica agentes de la Guardia Civil de Aragón, en los exámenes para la obtención de los permisos de conducir se le detectó utilizando medios electrónicos prohibidos con la finalidad de conseguir las respuestas correctas del examen para la obtención del permiso de conducir de la clase B.

Estos hechos tuvieron lugar el pasado 31 de enero cuando los especialistas detectaron a una de las personas que realizaba el examen haciendo uso de dichos medios. Ocultaba entre sus ropas unos sistemas electrónicos de grabación y retransmisión de imagen y sonido, completamente ocultos y cosidos por el interior del forro de la chaqueta, lo cual dificultaba su localización ya que, al quitarse dicha prenda, no había ningún cable visible.

De esta forma, desde una cámara oculta en un botón, a la altura del pecho y conectada mediante un cable que se hallaba en el forro de la chaqueta y llegaba hasta el bolsillo donde se encontraba un móvil, conseguía transmitir la imagen de la plantilla del examen que era recibida por una persona situada en el exterior del edificio. Ésta, tras visionar el test enviaba mediante sistema de audio las respuestas correctas, que el aspirante recibiría a través de un microauricular colocado dentro del pabellón auditivo.

Tras detectar a esta persona, fue expulsada del aula y se puso en conocimiento de Jefatura Provincial de Tráfico lo ocurrido, que podría conllevar una sanción económica de hasta 500 euros y no poder presentarse durante un periodo de seis meses.

FRAUDE EN LOS EXÁMENES

Con el uso de estos medios se consigue obtener de manera fraudulenta una habilitación que les autoriza a circular con un vehículo a motor que, en el caso del CAP, es usado para el transporte de mercancías o viajeros en carretera, generalmente de gran tonelaje, lo cual causa un grave riesgo para la circulación y un perjuicio para el resto de conductores y usuarios de la vía, ya que no poseen las cualificaciones que se le requieren a cualquier otro conductor que resulte apto en los exámenes y sí han demostrado tener los conocimientos necesarios para circular con ese tipo de vehículos.

Dado el riesgo para la seguridad vial que este tipo de conductas ilícitas representa, las Unidades de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil mantienen un constante control y vigilancia sobre las mismas. Labor que se plasma en la supervisión del desarrollo de este tipo de exámenes en las distintas Jefaturas Provinciales de Tráfico en España.

Durante el año 2023 el GIAT del Sector de Aragón detectó un total de 14 personas que se presentaron a estos exámenes utilizando medios electrónicos prohibidos. En enero de 2024 son dos los casos detectados, uno el día 23 para obtener el Certificado de Aptitud Profesional (CAP) y el segundo caso el citado en la presente nota para obtener el permiso de conducir tipo B.