Piden hasta diez años de cárcel a un joven por una agresión sexual en Zaragoza en 2021

El acusado se quitó el preservativo sin permiso de la víctima y la agredió, según los informes. Foto: Archivo
photo_camera El acusado se quitó el preservativo sin permiso de la víctima y la agredió, según los informes. Foto: Archivo

La Audiencia Provincial de Zaragoza celebra desde este martes el juicio a Abdel A.G., un joven de origen marroquí y mayor de edad que se enfrenta a entre seis y diez años de prisión por una presunta agresión sexual cometida en 2021 en la capital aragonesa. Los hechos se remontan al 16 de octubre de ese año en la casa una amiga de la víctima, donde habría mantenido relaciones sin el preservativo y agredido a esta persona, identificada como “V”, durante el transcurso de las mismas aprovechando que había consumido alcohol y sustancias estupefacientes.

Según relatan desde el Juzgado de Instrucción Número 4, el acusado, ella y varias personas más se encontraban en un bar de la calle Eduardo Dato de madrugada para después terminar la fiesta en el citado domicilio, donde estuvieron primero en el salón y después en uno de los dormitorios. Allí, el encausado se quitó el preservativo “haciendo caso omiso de las peticiones de “V” y penetrándola vaginal y analmente haciendo uso de una gran agresividad” e incluso “le agarró por el cuello y le dio varias bofetadas en la cara así como numerosos mordiscos en diversas partes del cuerpo”.

La narración de los hechos también añade que la víctima se quedó dormida por la ingesta de sustancias, lo que Abdel A.G. aprovechó para “introducir su pene en la boca”, lo que le provocó distintas lesiones. Este episodio, explican, también desembocó para la mujer en síntomas compatibles con la psicopatología y un “elevado estrés postraumático, viéndose afectada su adaptación en los ámbitos social, familiar, de ocio y personal y generando un malestar emocional y psicológico relacionado con los hechos”.

Así, el fiscal pide seis años de prisión para Abdel por agresión sexual, libertad vigilada durante otros ocho y una orden de alejamiento durante nueve, más una indemnización. Se basa en su interrogatorio, los del resto de amigos que se encontraban con ellos esa noche y los distintos informes forenses. Por su parte, la defensa de la víctima pide ampliar la pena a diez añadiendo el delito de lesiones leves y una compensación económica mayor. Del otro lado, el abogado del acusado niega los hechos y pide la absolución.