La Guardia Civil rescata a una pareja atrapada en una finca de Botorrita

La pareja manifestaba que desconocía su ubicación exacta y que se encontraba sin luz y sin comida
photo_camera La pareja manifestaba que desconocía su ubicación exacta y que se encontraba sin luz y sin comida

La borrasca Filomena sigue causando estragos. Un efectivo de la Guardia Civil ha tenido que prestar auxilio, esta madrugada, a una pareja atrapada en el interior de una finca en la localidad de Botorrita (Zaragoza). Esta pareja manifestaba que desconocía su ubicación exacta, que se encontraba sin luz y sin comida. La patrulla ha logrado localizarles y finalmente ha podido facilitarles la salida hasta una zona accesible.

Esta intervención por parte de la Guardia Civil no ha sido la única. A las 2:45 de esta madrugada, una persona, que ha sufrido una salida de vía debido a la nieve en la N-232 (Km71) a la altura de Pedrola (Zaragoza), ha tenido que ser socorrida y llevada hasta un hotel de Alagón, ante la imposibi-lidad de poder rescatar su vehículo.

Varias horas antes, sobre las 23:30 del sábado, la Guardia Civil ha tenido constancia de que un matrimonio con sus dos hijos menores se encontraban bloqueados, desde las 20:00 horas, en el Camino de la paridera de Casellas (termino municipal de Zaragoza), debido a que su vehículo no podia seguir avanzando por la nieve. Una vez personados en el lugar, los efectivos han procedido a desatascar la furgoneta. Finalmente, al no conseguir rescatar la furgoneta, han procedido a trasladar al matrimonio junto con los dos hijos menores (18 meses y 3 años y medio) en el vehículo oficial hasta su domicilio familiar en el barrio zaragozano de Garrapinillos.

Daños Materiales

En la localidad de Alfajarín (Zaragoza), la nieve causó ayer, en torno a las 20:30 horas, el de-rrumbe del tejado de una nave destinada a parking de caravanas. El peso de la nieve desmoro-naba un total de 25 metros de tejado de uralita que caía sobre los vehículos estacionados. Fuentes policiales han apuntado que lo sucedido en Alfajarín solo ha ocasionado daños materiales