La Guardia Civil efectúa hasta siete rescates en el Pirineo el primer fin de semana de octubre

No ha habido que lamentar daños personales. Foto: Foto Guardia Civil
photo_camera No ha habido que lamentar daños personales. Foto: Foto Guardia Civil

La Guardia Civil de montaña de Huesca ha cerrado este fin de semana, último de septiembre y primero de octubre, con hasta siete rescates en el Pirineo aragonés. Afortunadamente, no ha habido que lamentar daños personales, ya que todos ellos pudieron ser evacuados sin complicaciones.

El viernes, se efectuaron tres. Siendo intervenidos un hombre de 61 años de Pamplona con un golpe en las costillas y otro de Toledo de 68 en los Ibones de Arriel, en Panticosa, que se había golpeado la cabeza después de una caída de veinte metros. A esto hay que sumar otros dos de Navarra y Jaca, de 31 y 44 años respectivamente, cuando uno de ellos se encontraba “bloqueado tras un ataque de pánico” y tuvo que ser evacuado en helicóptero. Ambos se encontraban en la vía Rabiel del Tozal del Mallo, a la altura de Torla, hasta donde tuvo que llegar la aeronave.

El sábado se produjeron otros cuatro, siendo el día con más intervenciones. El primero, pasadas las 13.00 horas, por la lesión de tobillo de un montañero cuando ascendía el pico Munia, en Bielsa. Tras una primera asistencia, se le evacuó hasta Benasque y posteriormente al Hospital comarcal de Barbastro. Se trata de un valenciano de 58 años.

DOS AVISOS EL DOMINGO

Sobre las 14.25, otro senderista tuvo que ser asistido por agotamiento y calambres en el Ibón de Piedrafita, en Biescas. En este caso, es un hombre de 36 años, natural de Santiago de Compostela. A las 15.20, en la Cresta de Llauset, en Montanuy, a otro montañero sufrió la rotura de un dedo de la mano después del desprendimiento de una roca. Se le tuvo que trasladar tanto a él como a su acompañante de 35. Ambos son naturales de Barcelona. A las 16.05, además, un senderista zaragozano de 44 años sufrió una lesión de rodilla mientras paseaba por la Cola de Caballo (Ordesa), acompañado de su hijo menor de edad.

Finalmente, este domingo, 1 de octubre, la Guardia Civil recibió otros dos avisos. A las 12.30, una zaragozana de 28 años se cayó en la zona de Petramula, a quien se asistió mediante el Greim de Boltaña, la Unidad Aérea de Huesca y un médico del 061. Requirió de mantas térmicas antes de ser llevada en helicóptero al Hospital Clínico de Zaragoza.

El último fue a las 15.45. Desde el refugio de Cap Llauset, comunicaron que un senderista de 61 años y natural de Lérida sufría una lesión en el tobillo que le impedía continuar, una vez había alcanzado el Collado de los Ibones, en Montanuy. En este caso, fue trasladado con ambulancia convencional hasta Barbastro.