Investigan a una persona en Huesca por una estafa en la compra de criptomonedas

guardia-civil-estafa
photo_camera Los cuatro investigados realizaban tareas de mulas económicas

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado la operación “Embrujos”, una investigación llevada a cabo por los equipos Arroba –especializados en la investigación y prevención de la ciberdelincuencia– que, hasta el momento, ha permitido la investigación de cuatro personas en Huesca, Vizcaya, Madrid y Tenerife, como presuntas autoras de delito de estafa, relacionada con la compra de criptomonedas.

La investigación se inició cuando una vecina de Mazarrón denunció estar siendo víctima de una supuesta estafa. Al parecer, después de visitar varios anuncios online de inversiones en criptomonedas, fue contactada por unos supuestos agentes económicos que le recomendaron una primera inversión de menos de 300 euros. De esta forma lograron hacerse con la confianza de la víctima, que llegó a invertir cierta cantidad de dinero en la compra de criptomonedas.

Después de un tiempo en el que no recibía noticias sobre su inversión, volvieron a contactarle simulando ser un trabajador arrepentido que le ayudaría a recuperar su dinero, o bien una entidad bancaria que alegaba tener su inversión retenida e incluso haciéndose pasar por un despacho de abogados internacional que le prometía la recuperación de los activos digitales.

MODUS OPERANDI: PRIMERO INVIERTES Y DESPUÉS PAGAS PARA RECUPERAR LOS BENEFICIOS

La estrategia para conseguir más dinero era informar a la víctima que debía pagar unas tasas que le permitirían recuperar lo invertido con grandes beneficios. De esta forma consiguieron 24.000 euros.

Para materializar la estafa, le hicieron llegar contratos falsos, dando así aspecto de legalidad a las operaciones financieras y consiguiendo que no sospechara que el dinero, de esta forma invertido, iba a parar a cuentas bancarias de los miembros de este supuesto grupo criminal.

Las numerosas pesquisas practicadas por los equipos Arroba condujeron a los investigadores hasta las provincias de Huesca, Vizcaya, Madrid y Tenerife, donde residían los titulares de estas cuentas. Es en esas provincias donde la Guardia Civil ha localizado e investigado a cuatro personas relacionadas con el entramado delictivo, a las que se atribuye la presunta autoría de delito de estafa.

Según se desprende de la investigación, los ahora investigados recibieron las transferencias financieras hechas por la víctima y, a continuación, las desviaron a otras cuentas bancarias en el extranjero.

La operación “Embrujos”, que aún continúa abierta, ha permitido la investigación de cuatro personas por delito de estafa que, junto a las diligencias instruidas, han sido puestos a disposición del juzgado de Instrucción de Totana (Murcia).