Dos detenidos por robar a personas mayores en bancos y usar también el método del pinchazo

Robo
photo_camera Agentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón detuvieron el pasado jueves 16 de noviembre, a dos hombres de 51 y 33 años

Agentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón detuvieron el pasado jueves 16 de noviembre, a dos hombres de 51 y 33 años respectivamente, como presuntos responsables de una infracción a la Ley de Extranjería y un delito de hurto. En torno a las 10.00 horas, un agente que se encontraba fuera de servicio alertó de que minutos antes había detectado cómo dos individuos con actitud sospechosa, ataviados con attrezzo para caracterizarse y que se comunicaban mediante un pinganillo que ambos llevaban en la oreja, estaban abordando de forma coordinada a personas de avanzada edad en el acceso a una sucursal bancaria.

Además, informó de que momentos después estos dos varones se habían dirigido a otras dos entidades bancarias, donde nuevamente se comportaban con una más que evidente intención delictiva, realizando un modus operandi muy característico de diferentes grupos criminales itinerantes, que se dedican a hurtar al descuido, y que seleccionan de esta manera a sus víctimas potenciales, abandonando la localidad una vez cometido el delito, para no ser detectados por la policía.

Rápidamente varios indicativos policiales se dirigieron al lugar en el que se encontraban estas personas, procediendo a identificarles y a realizarles un cacheo superficial de seguridad, localizando entre sus pertenencias dinero en efectivo, dos décimos de lotería, diferentes objetos de attrezzo, dos pinganillos de comunicación, un gancho comúnmente utilizado para desprender el sistema de alarma de los artículos comerciales y una pequeña cánula hueca con un extremo en forma de punta habitualmente utilizado para la comisión de hurtos mediante el método del pinchazo.

LOS DELINCUENTES PINCHAN LA RUEDA DE SU COCHE Y CUANDO BAJAN, LE SUSTRAEN SUS EFECTOS PERSONALES

Esta modalidad de hurto, utilizada habitualmente por grupos criminales itinerantes, consiste en que los delincuentes, tras haber seleccionado con antelación a su víctima, pinchan con un objeto punzante la rueda de su coche y cuando el conductor se baja para ver qué pasa, le sustraen por la puerta del copiloto sus efectos personales.

Los agentes, al consultar las bases de datos policiales comprobaron que ambos sospechosos contaban con numerosas reseñas por delitos contra el patrimonio en diferentes puntos del país y que sobre los dos pesaba una Orden de expulsión con Prohibición de Entrada en el territorio Schengen, por lo que fueron trasladados a dependencias policiales para comprobar su situación administrativa en el país.

Tras realizar los trámites pertinentes, los actuantes verificaron que efectivamente estas dos personas se encontraban en situación irregular en España, procediendo en ese momento a su detención por una infracción a la Ley de Extranjería.

PORTABAN DÉCIMOS DE LOTERÍA SUSTRAÍDOS

De forma paralela, los funcionarios policiales realizaron gestiones para averiguar la procedencia de los décimos de lotería intervenidos a los detenidos, resultando haber sido vendidos por una Administración de la ciudad de Huesca y que además figuraban como sustraídos según una denuncia interpuesta un día antes, en la que un hombre manifestaba haber sido víctima del hurto de su cazadora, la cual contenía los décimos de lotería y 2.000 euros en efectivo que acaba de sacar de una sucursal bancaria, tras sufrir un pinchazo en la rueda de su vehículo y bajarse a comprobarlo.

Por tal motivo, los agentes procedieron a leer a ambos sus derechos como presuntos autores de un delito de hurto. Los detenidos, que fueron puestos a disposición judicial en la mañana del viernes, quedaron en libertad con cargos tras ser oídos en declaración.

La investigación continúa abierta ante la posibilidad de que se interpongan nuevas denuncias de hurtos por este método, tanto en Huesca como en Calatayud, ya que en el momento en que se detectó la presencia de estos individuos, se encontraban seleccionando a víctimas potenciales, desconociendo si ya habrían podido perpetrar algún otro hecho delictivo.